Cuando no tienes auto, las chances de desplazarse por la ciudad rápido, seguro y cómodo, parecen escasas. Por eso sentí que se me arreglaba la vida cuando conocí los servicios de conducción privada mediante aplicaciones móviles. Me volví casi una adicta, ya les cuento por qué. Convencida con unos atractivos viajes gratis, fue cosa de ...