El primer recuerdo que tengo de Miami es bajar del avión y ahogarme con el denso aire que, de una manera extraña, nos daba la bienvenida. Es una sensación que nunca se me olvidó. Me dijeron que se llamaba humedad y sólo pensar que tendría que convivir con ese aire nuevo por días me parecía ...