El vino definitivamente te lleva al cielo y al infierno en un mismo día. Qué mejor que beber y sentir los sabores que otorga este rico brebaje, más aún cuando es de excelente calidad ¡te traslada al paraíso! Pero esta misma experiencia te puede llevar a las tierras de los demonios – o te transforma ...