El ritmo acelerado del día a día, nos mantiene al borde de la locura. Muchas veces no alcanzamos a compartir con los niños, llegamos corriendo a las reuniones o debemos disculparnos por no ir al cumpleaños de una amiga porque en definitiva el tiempo no nos alcanza, y añoramos estar tiempo descansando, o disfrutando tranquilas ...