How to Get Away With Murder es una serie ridícula. Nivel “hace años que no me encontraba con tanta tontera junta”, pero tan asumida en su ridiculez que es ridículamente entretenida y adictiva. Y en esta, la época dorada de la televisión, en que a las series se les exige inteligencia y diálogos shakesperianos, es ...