La ídola pop más depre de la música por estos días es Lana del Rey. Hija de magnate hotelero, regia y triste como nadie, lanzó a mediados de mes su nuevo disco, Ultraviolence, donde sigue alimentando la fábula de la jovencita bella y millonaria que, de no ser por la música, se habría caído feo ...