Verano en la ciudad, todavía las vacaciones están algo lejos y en lugar de tener las patitas en un río, tenemos un Transantiago lleno (y caro) y un Metro que funciona de maridaje perfecto para ese trauma llamado “desplazamiento al lugar de trabajo”. Así que a falta del aún esquivo descanso anual, más vale refugiarse ...