El clásico familiar de la hora de once en nuestro amado, esperado y eterno verano, cuando a los niños no nos dejaban tomar café, pero claro, con una mezcla de helado de vainilla, un vaso grande y un par de bombillas éramos tan felices que pasaban un poco por alto el efecto sobrestimulante. Despertábamos, tomábamos ...