Por Alexander Bracho Le fabuleux destin d’Amélie Poulain es una cinta culpable de muchas cosas. Culpable de nuestro amor por Audrey Tautou, del ascenso de la carrera de Jean-Pierre Jeunet, de un particular boom del cine francés y de la proliferación de un tipo de fémina bastante particular. Esas chicas sensibles y onderas, las Amelie, ...