Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña
VivirSmart

Yoga para el estrés de fin de año

Todo sobre: yoga

Último mes del año. Mes de cierres, fiestas de fin de año, amigos secretos, comprar regalos… en fin, mes entretenido y agotador a la vez. Queremos pasarlo bien y no vivir diciembre como el mes más difícil del año (ese debería ser marzo), sino como el más intenso.

Para vivirlo intensamente y a la vez llegar vivos al Año Nuevo, podemos buscar en el yoga diferentes maneras de lograrlo. El yoga es más que hacer posturas sobre el mat, y en este artículo les quiero contar sobre algunas de ellas. Aquí les dejo tres aspectos de la práctica de yoga que quizás no conocían, y que pueden ayudarnos a disminuir el estrés.

Asanas (posturas)

En Balasana, la postura del niño, entregamos todo el peso a la tierra, relajándonos completamente. Nos hacemos bolita, entregados, confiando en que nuestro cuerpo puede descansar sobre sí mismo. La cabeza, con la frente apoyada en el piso, ayuda a que los globos oculares caigan hacia delante y que el cerebro se apoye en la zona frontal. Ambas sensaciones son muy relajantes; nos traen al centro y nos calman.

balsana

Las posturas son parte de este camino hacia una mayor consciencia, que vamos desarrollando con la práctica. El ser testigos de nuestro cuerpo, nuestra respiración y de nuestras emociones al practicar asanas, nos permite dejar de vivir en piloto automático.

Respiración

La respiración es unas de las bases del yoga y una de las claves para mantenernos concentrados y conectados con nosotros mismos. Cuando perdemos el control, ya sea porque nos enojamos, nos angustiamos, etc., la respiración se acorta y se hace más rápida.

Una manera de volver al centro es pasar de una respiración espontánea a una controlada y consciente. Cuando estés en un momento de estrés, o cuando quieras tener un momento para ti durante el día, observa tu respiración; en tus pulmones, en tu nariz, en tu cuerpo. Entonces podremos experimentar cómo cuando se calma nuestra respiración, se calma nuestra mente.

Mudras

Una de las cosas que más me trae calma es Anjali Mudra. Con las palmas juntas y las manos apoyadas en el pecho, cierra tus ojos y simplemente obsérvate en la postura. Te sentirás más tranquila, porque de alguna manera este sello lleva nuestra atención al interno, calmando la mente, disminuyendo el ritmo cardíaco y suavizando la respiración.

Anjali Mudra

Los mudras son gestos que hacemos con las manos y los dedos, que a nivel energético dirigen el flujo de la energía hacia el resto del cuerpo. La ciencia moderna ha demostrado que hay una concentración de electrones libres en la punta de los dedos; por eso cuando presionamos las manos la energía se mueve por nuestro cuerpo a través de canales nerviosos.

La ciencia detrás del yoga

El efecto beneficioso que tiene el yoga sobre el estrés tiene una explicación. Cuando vivimos ansiosos, apurados y preocupados, el sistema simpático (el encargado de reaccionar frente a situaciones de riesgo) está constantemente activado. Esto provoca hipertensión, ansiedad, insomnio, obesidad y envejecimiento prematuro, entre otras consecuencias graves para nuestra salud.

Por eso tenemos que potenciar el sistema parasimpático, que es el ying para el yang del sistema simpático; la manera en que ambos se mantienen en equilibrio.

¿Cómo podemos ayudar a este balance? Estimulando el nervio vago, lo que justamente hace el yoga. Sus diferentes prácticas: meditación, canto de mantras, posturas, pranayama (control de la respiración), entre otras, estimulan el nervio vago, lo que se ve reflejado en una disminución del ritmo cardíaco, la presión arterial, un aumento en la secreción de hormonas anti estrés, y por lo tanto, estamos menos estresados y somos más felices.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente