Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña
sugarnew

Tomados de la naturaleza para endulzar sin azúcar

Soy dulcera a morir: antojada a todas horas y seca para comer algo rico antes de acostarme. Por otro lado, me importa mucho tener una alimentación saludable. Tampoco estoy obsesionada, así que no me restrinjo cuando tengo ganas de unas medialunas, sopaipillas o un pie de limón con chocolate caliente (cómo hacerlo!). Obviamente no lo hago todo el tiempo, pero sí son parte de mi vida y así será siempre; es que soy feliz cuando disfruto de algo dulce que me gusta.

Intentando lograr un equilibrio, disminuir el azúcar ha sido un proceso de muchos años, mucho más difícil de lo que había pensado. Y mucho menos seductor que un frasco de Nutella. Pero sabía que tenía que buscar alternativas para reemplazarla lo más que se pudiera, porque es de las cosas menos saludables de nuestra dieta. Por ejemplo, partí bajándole las cantidades al café hasta tomarlo sin nada, pero el té lo sigo encontrando amargo para tomarlo solo.

Cambio de hábitos

El azúcar refinada está tan incorporada a nuestra rutina alimenticia, que es muy difícil eliminarla. Además, tiene un formato que sirve para endulzar todo muy fácilmente. Y aunque estoy convencida de que los extremos no son buenos –menos si nos hacen vivir preocupados–, reemplazar el azúcar es cada día más fácil y cada vez encontramos más productos con los que hacerlo.

Les dejo mis tres mejores opciones. Son más caras que el azúcar, como la mayoría de los alimentos que a mejor calidad, mayor precio, pero no olviden que también es más caro alimentarse mal y hacerse cargo de las consecuencias en nuestra salud.

Stevia

Foto: diffordsguide.com

Foto: diffordsguide.com

La planta de la stevia se cultiva en Sudamérica, endulza de manera natural y sin calorías. Lo ideal es que usemos la que es sana de verdad, o sea, sin procesos químicos ni aditivos. Endulza hasta 300 veces más que el azúcar y no tiene efectos secundarios para nuestro organismo. Además, al no metabolizarse no tiene un impacto en los niveles de azúcar en la sangre.

Miel

Foto: healthandhealthyliving.com

Foto: healthandhealthyliving.com

Entre tantos productos novedosos que han llegado al mercado, no podemos dejar de lado a la vieja y querida miel. La orgánica es un poco más cara, pero si queremos endulzar de forma natural, que sea de verdad. La conocemos desde siempre porque es producto de la polinización, que es básicamente la razón porque nosotros existimos. La versatilidad de la miel para endulzar un montón de cosas, se suma a que cuando la consumimos estamos recibiendo todos sus beneficios: tiene propiedades antisépticas y es rica en vitaminas y minerales.

Sirope de maple

Foto: Wikipedia

Foto: Wikipedia

El jarabe de arce o sirope de maple tiene menos calorías que la miel y puede ayudar a protegernos del cáncer y de las enfermedades cardiovasculares. Viene de la savia del arce, un árbol que crece en Estados Unidos y Canadá (es el clásico caramelo que le ponen a los panqueques al desayuno). Además de ser rico, tiene propiedades desintoxicantes y antioxidantes, y ayuda a estimular la baja de insulina en la sangre. Para recibir todos sus beneficios nutricionales es importante elegir siempre el que sea orgánico.

El lado b

El jarabe de ágave es, al menos para mí, totalmente nuevo. Es hermano del tequila porque viene de la misma planta, pero tiene un alto contenido de fructosa, que puede afectar a las funciones del hígado y aumentar la resistencia a la insulina. He leído de todo, así que no me atrevo a recomendárselos más que para casos súper puntuales. Lo que sí tenemos que evitar a costa tenemos son el aspartame y la sucralosa, endulzantes artificiales añadidos en muchos alimentos y que causan importantes daños a nuestra salud.

Es bueno saber que sin importar de dónde venga (y aunque no tenga químicos), el azúcar sigue siendo azúcar, y que más de la cuenta puede aumentar el riesgo de tener diabetes y obesidad, entre otras enfermedades. Lo mismo si estamos a dieta: es mejor evitar el azúcar en todas sus formas, hacer mucho deporte, intentar desarrollar con todo lo que podamos nuestra fuerza de voluntad y quizás pasarlo un poco mal un rato para que todo el esfuerzo valga la pena.

Foto principal: modvive.com

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente