Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña
terapia con imanes

Terapia de imanes, ¿cómo puede ayudarte?

Al igual que los computadores, el cuerpo humano puede verse afectado de virus intrusos que entran en el organismo sin previo aviso y limitan nuestras funciones con malestares, entorpeciendo así nuestro día a día y poniendo en riesgo nuestra salud.

Varios de estos virus intrusos, que corresponden a bacterias, hongos, parásitos y gérmenes, son detectados por nuestro cuerpo, el que nos envía una alerta a través de los síntomas. Gracias a éstos últimos, podemos atacar a tiempo al virus con remedios, antibióticos, reposo o chequeo médico. Pero, ¿qué pasa con los que son silenciosos y que pasan desapercibidos?

Realizarse un chequeo corporal anual es lo que todos los médicos recomiendan para prevenir o tratar a tiempo alguna enfermedad asintomática que se está incubando en nuestro organismo y que a simple vista no notamos ni sentimos. Pero hay también terapias alternativas que cumplen este rol y que además, ayudan a corregir la presencia de virus y gérmenes.

El biomagnetismo es una de ellas que, además de detectar y diagnosticar, es capaz de corregir incluso antes de que se produzca la manifestación clínica y de que el virus se incube en el organismo.

Cómo funciona la terapia con imanes

La detección de virus y gérmenes se logra gracias a la aplicación de imanes en el cuerpo, cuyos polos miden el nivel de pH (donde se llevan a cabo las funciones vitales del organismo), detectando si éste es positivo, negativo o neutro. El pH correcto es el neutro, el positivo favorece la presencia y desarrollo del virus, y el negativo favorece la presencia y desarrollo de bacterias y otros gérmenes.

Entonces, los imanes permiten encontrar bacterias antes de que provoquen enfermedades, diagnosticando previa y oportunamente. Y, al igual que en el casos de los puntos de acupuntura, la ubicación de los pares biomagnéticos están definidos en un mapa del cuerpo y se estima que son cerca de 250 en los humanos; cada uno corresponde a un virus específico.

Cuando el organismo está sano, los polos están completamente equilibrados, y cuando están en pendiente, significa que hay presencia de algún germen. Lo que hacen los imanes, es realizar un escaneo corporal y detectar el desequilibrio. Una vez encontrado, el terapeuta aplica un conjunto de imanes en esa zona durante 10 a 15 minutos, recuperando así el equilibrio perdido por el cuerpo gracias a su poder de atracción magnética.

5 beneficios de la terapia de imanes

1.El biomagnetismo es compatible con cualquier otra forma de terapia alternativa o con tratamientos tradicionales para distintas enfermedades, incluido el cáncer.

2. El biomagnetismo ejerce un efecto de corrección sobre todas las distorsiones energéticas que se alberguen en un organismo enfermo, cualquiera sea su origen.

3. El polo positivo (+) activa, impulsa y fortalece los procesos biológicos del organismo, es dinamizador, vitalizante y proporciona energía. Por lo tanto, se recomienda en casos de debilidades y desgarros musculares, fracturas de huesos y ligamentos, esguinces, rehabilitación, cicatrización de heridas, entre otros.

4. El polo negativo (-) del imán es analgésico, antinflamatorio, relajante y detiene los procesos nocivos para el organismo. Está principalmente indicado para calmar o suprimir el dolor.

terapia de imanes

Dos polos eléctricos de signo contrario.

5. El paciente notará cambios positivos desde la primera o segunda sesión, y en promedio se requieren no más de cuatro tratamientos.

Cabe destacar de todas formas que, como ningún enfermo es igual a otro, el éxito de la terapia biomagnética depende de diferentes factores, como: la edad, el estado nutricional, la carga tóxica, el tiempo de evolución de la enfermedad, los remedios recibidos previamente y las lesiones que ya están instauradas en su cuerpo, entre otras.

¿Probarías esta terapia alternativa?, ¿conoces a alguien que se la haya practicado con éxito?

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente