Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña
Tips para controlar la ansiedad

Seis tips para controlar la ansiedad

Todo sobre: ConsejosTipsVida Sana

Ver tu agenda llena de listas de actividades u obligaciones que aún están pendientes no ayuda a que te puedas tranquilizar, dormir mejor o comer sano. En esta ocasión, queremos darte algunos tips para superar la ansiedad o al menos trabajar en ella.

Disminuye tu ritmo

Si quieres combatir un cuadro de ansiedad, lo primero que debes hacer es disminuir tu ritmo y tomar el tiempo suficiente para llevar a cabo cada acción. Cuando agitas tu cuerpo, por ejemplo, cuando realizas dos actividades al mismo tiempo, la información que le llega al cerebro es que estás apurada y ansiosa, por lo tanto, generas un círculo vicioso.

Toma agua

Cuando estás sufriendo un cuadro de ansiedad, por ejemplo, por dejar el cigarrillo, una buena y sana forma de aplacar la sensación es tomando agua, pues limpia el organismo y además bloquea la sensación de desespero.

Cambia tus rutinas

Para que tu cerebro deje de asociar la ansiedad con un hábito,  dale un giro a tus días. Cambia horarios y actividades a las que estás acostumbrada y engaña un poco a tu cerebro.

No dejes tareas pendientes

Saber que tienes una lista de tareas sin hacer aumenta la ansiedad a niveles problemáticos y, muchas veces, acumulas tareas porque no tienes ganas de enfrentarlas. Para eliminar toda esta tensión innecesaria, termina tu tarea y estarás acabando con una de las principales fuentes ansiógenas de tu vida.

Di que no

Una de las principales razones por las que las personas ansiosas acumulan tareas es porque les cuesta mucho decir que no. Una persona con esta tendencia debe aprender a jerarquizar y determinar cuáles son las tareas más importantes.

Una hora para ti

Reserva una hora diaria para ti y haz las actividades que más te gusten. Cuando realizas tareas que te gustan, tu cerebro libera sustancias que te hacen sentir bien y te relajan.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente