Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña
año nuevo-VivirSmart2

Resoluciones de Año Nuevo

Se nos va el año. Y aunque dicen que lo único que se necesita para partir de nuevo es un lunes, un nuevo año es un mucho mejor momento para hacerlo, y hacerlo con todo. Saber que tengo doce meses por delante, en cada uno de los cuales puedo proyectar todas las cosas que quiero lograr, las que quiero dejar atrás y todos los caminos que quiero recorrer. Una nueva oportunidad.

Ahora que tengo treinta y me creo más sabia que antes, aunque probablemente no lo sea, aprendí que la mejor manera de aprender no es la experiencia misma, sino la reflexión que hacemos sobre ella. Para esto es importante estar atentos a nuestros procesos, por ejemplo, pensar qué significa el año que se va y entenderlo como un ciclo que se cierra. En mi caso fue un año de cambios, de despertares y descubrimientos sobre mí misma, y para cada uno fue un mundo de cosas buenas y otras no tanto. Como sea, ya se acaba.

Terminar antes de partir

Si quieren ver el Año Nuevo como una oportunidad para cambiar las cosas de la vida que no nos gustan, primero es necesario mirar para atrás y hacer una reflexión sobre cómo fue este 2014. Esto nos ayuda a tener más claridad para saber en qué queremos concentrarnos en 2015, dónde queremos llegar (o al menos qué camino queremos tomar).

Algunas preguntas importantes que podemos hacernos son por ejemplo: ¿Qué aprendí este año? Y no me refiero a que aprendimos a colgar cuadros, sino más bien a qué lecciones nos llevamos. ¿Cuál ha sido mi mayor logro y dónde fallé? Porque para poder avanzar no sólo es necesario ver lo malo sino que también rescatar lo que hicimos bien, porque queremos seguir haciéndolo. Aquí también podemos darnos cuenta de qué necesitamos hacer más, y qué necesitamos dejar de hacer, porque sabemos cuáles son esas cosas que nos hacen bien, pero que no hacemos lo suficiente, o eso que permitimos que nos siga haciendo daño y necesitamos alejar de nuestras vidas.

Una lección importante de este año fue darme cuenta que el miedo es una de las mayores razones por la que nos quedamos pegados en una vida que muchas veces no queremos vivir. Entonces, ¿cuáles son mis miedos? es también una pregunta que todos debiéramos hacernos, sólo para después entender que el miedo no es más que una energía invisible que nos ata sin razón.

Cuando nos atrevemos a enfrentarlo, a ser vulnerables, a sentirnos incómodos un rato porque estamos apostando a algo nuevo, nos damos cuenta que en realidad es la única manera que tenemos de llegar donde queremos llegar. No hay un camino seguro, pero no por eso significa que no llegaremos. Todo lo contrario.

Deseos y sueños para el 2015

Todos los años hago mi lista de resoluciones: qué cosas quiero lograr durante el próximo año. Algunas son tan básicas como mantener el closet ordenado; otras son más ambiciosas y tienen que ver con partes de mí que no me gustan y que quiero cambiar: por ejemplo el 2015 quiero pelear menos y reírme más.

Siendo más práctica, también me propongo dos o tres objetivos que quiero cumplir. Y si bien no tengo la menor idea de cómo voy a lograrlo (mucho menos de si voy a lograrlo), siento que al escribirlo toman una fuerza diferente. Queda escrito como un plan por el que tengo que trabajar todos los días del próximo año.

Uno de mis objetivos es terminar mi primer año de formación para ser profesora de yoga y además lograr juntar la plata que necesito para hacer el segundo año. Es una tarea que me asusta, y que si me lo preguntan, honestamente, no sé si pueda lograrlo. Lo que sí sé es que voy a intentarlo todos los días, porque sé que si el miedo me paraliza ya perdí la pelea antes de darla.

Les deseo a todos un muy buen Año Nuevo, lleno de ilusiones, sorpresas y aprendizajes, que logren estar un paso más cerca de las personas que quieren ser y de las vidas que los hacen felices. Un abrazo y mucha luz para este 2015.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente