Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña
meditacion-VivirSmart2

Relájate y reduce tu ansiedad con estos ejercicios de respiración

La ansiedad es un estado emocional angustiante frente a situaciones estresantes y que no sabemos manejar. También sufrimos de ansiedad ante desafíos profesionales, sentimentales y de diversa índole. Muchas personas no han sentido ansiedad antes en su vida, es una sensación recurrente en el ser humano.

Por eso, por ser una emoción por la que pasamos cada cierto tiempo, es recomendable conocer ciertas técnicas o tips para controlarla, sobre todo para que la ansiedad no nos embargue en lugares como la oficina o antes de algún evento importante. Según el sitio De Ansiedad, se recomienda lo siguiente:

En la oficina

Pararse por lo menos una vez cada una hora, caminar por la oficina, asomarse a una ventana, mirar el cielo y respirar profundo durante cinco minutos, es una excelente terapia anti estrés y evitamos al ansiedad.

Sentadas, debemos abrazar el respaldo de esta hacia atrás, y volteamos primero al lado izquierdo y después al derecho, manteniendo siempre las piernas al frente. Giramos también el cuello en ambas direcciones y hacia arriba y abajo. Terminamos ese simple ejercicio respirando profundo y soltando el estómago.

Facialmente, nuestro rostro se tensa mucho debido al estrés y ansiedad del día a día, por eso, es recomendable mover nuestra boca como un camello, de esa manera, distendemos toda el área de la mandíbula. Asimismo, si apretamos los ojos por cinco veces seguidas, nuestra cara se verá más relajada. Agreguemos a esto un pequeño masaje por el contorno de los ojos, cejas, entrecejas y alrededor de los párpados.

Relajo casero

Antes de dormir, es recomendable que sumerjamos los pies en agua caliente con sal durante cinco minutos, los cuales será suficientes para un sueño reponedor.

Estirarnos antes de entrar a la cama, siempre con los brazos y piernas hacia el techo y hacia los lados.

Otro tipo de terapia para calmar la ansiedad, ya que muchas veces nos acostamos pensando en lo que debemos hacer al día siguiente y dormimos preocupados, es escribir un listado de lo pendiente. Así, sabremos que nada se nos olvidará.

Foto principal: difusionlibre.com

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente