Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña
ejercicios de yoga para relajar

Posturas de yoga para relajarnos y enfrentar bien el día a día

Es un desafío acostumbrarnos a la rutina luego de dos meses de vacaciones. Ya es abril y estamos asumiendo que volvimos al trabajo y que, para quienes tienen hijos, ellos ya regresaron al colegio. Pero no todo está perdido, porque, como les he contado en otros posts, podemos echar mano al yoga, que de una u otra forma siempre nos entrega respuestas para hacer de nuestra vida algo mejor y sacarnos el estrés de encima.

En estos días en que nuestras preocupaciones empiezan a crecer, estas tres posturas van a ayudarnos a equilibrar la mente y el cuerpo, para que así podamos volver a relajarnos cuando el stress y la ansiedad nos estén volviendo un poco locos.

Usemos estas posturas de yoga para ralajarnos, y que volver a la rutina no nos consuma y así disfrutar todo lo que se viene en este nuevo año. Son posturas restaurativas, lo que quiere decir que nos ayudan a relajarnos y observar con atención nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestra respiración.

Posturas de yoga para relajar

    • Balasana: Sentados sobre los talones con las piernas juntas, respiramos profundamente abriendo el pecho. Apoyamos primero el abdomen sobre las piernas, luego el pecho y finalmente la frente va al piso. Los brazos descansan relajados a cada lado del cuerpo con las manos mirando hacia arriba. Esta postura, también conocida como la postura del niño, relaja nuestro cuello, espalda y hombros. Además, al estar con la frente apoyada en el piso relaja el nervio óptico, calma la mente y nos ayuda a disminuir la tensión.

    • Viparita karani: Para esta postura necesitaremos una manta doblada (más bien gruesa). Los pies van apoyados estirados contra la pared y, dependiendo si somos más o menos flexibles, cuánto nos acercaremos al muro: más flexibilidad nos permite estar más cerca, menos flexibilidad, un poco más lejos. Prueben la distancia hasta que te sientan cómodos en la postura. Ponemos la manta doblada de manera que al acostarnos con los pies sobre el muro, los isquiones (huesitos que están bajo cada glúteo) queden en el espacio entre la manta y el muro. Una vez acostados con los pies sobre el muro, alejen su cabeza de los hombros, creando espacio en la zona cervical, y luego relajen los brazos a cada lado del tronco con las manos mirando hacia arriba. Inmediatamente van a sentir sus beneficios.

    • Supta badha konasana: Sentados en el piso, juntamos las plantas de los pies dejando que las rodillas caigan relajadas a cada lado. Manteniendo así las piernas, nos acostamos lentamente sobre el piso, relajando los brazos a cada lado del cuerpo con las manos mirando hacia arriba. Relaja las piernas, los hombros y respira profundamente mientras disfrutas las sensaciones que nos entrega esta postura.

    • Savasana: Para terminar esta pequeña serie nos acostamos sobre el mat con las piernas abiertas al ancho de caderas y los brazos a cada lado del cuerpo, con las manos mirando hacia arriba. Esta es una postura de relajación consciente, esto quiere decir que no nos quedamos dormidos sino que relajamos las diferentes partes de nuestro cuerpo y luego nuestro cuerpo completo, con la mente atenta. Luego simplemente nos quedamos observando nuestro cuerpo inmóvil, pesado sobre el mat y finalmente nos relajamos completamente. Podemos usar música relajante si nos gusta, o simplemente disfrutar del silencio.


Les recomiendo llegar a la casa a practicar estas posturas de yoga, rápidamente podrán sentir cómo el cuerpo y la mente se relajan, cómo se entregan a la postura y dejan que haga efecto para hacerlos sentir mejor y menos estresados. ¡A practicar!

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente