Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña
Foto: theartofyoga.org

Posturas de yoga para relajar el cuello

Ya pasamos la mitad del año y nuestro cuerpo empieza a sentir el agotamiento y a reclamar las necesitadas vacaciones. Como siempre, el yoga llega a salvarnos y nos entrega herramientas para poder seguir adelante de la mejor manera, despertando y activando nuestro cuerpo, y permitiéndole relajarse de manera consciente para estos intensos últimos meses del año.

El cuello es una parte muy sensible al estrés y a las preocupaciones de la rutina; se tensa fácilmente y sentimos cómo los músculos se contraen a medida que vamos alejándonos de los días de playa. Estar sentados en la oficina por horas tampoco ayuda: tendemos a levantar los hombros sin darnos cuenta y a mantenerlo así por horas, apretando y generando una tensión innecesaria y muy molesta, que además nos cuesta eliminar.

Parte de la solución

Hace tiempo que sabemos que no podemos estar todo el día sentados frente al computador. Cada cierto rato es bueno pararse, caminar, mover los brazos y la cabeza para darles movilidad, flexibilidad y energía a esos lugares, que suelen estar tiesos.

En el caso de tener lesiones o dolores crónicos es necesario visitar a un especialista. El yoga es un buen complemento terapéutico para disminuirlos, e incluso en algunos casos ayudar a sanar. De todas formas, en estos casos es fundamental hacer los ejercicios con un profesor que esté capacitado.

Les dejo algunas posturas de yoga para hacer en la casa, para descansar y flexibilizar toda la zona del cuello y los hombros.

Bitilasana y Marjariasana

Foto: thefeelproject.com

Foto: thefeelproject.com

Estas posturas suelen ir de la mano ya que están unidas por un movimiento suave. Se les conoce como el Gato I y II, porque se arma en cuatro patas… igual que un gato. Una viene después de la otra, de forma fluida, y se repiten unas tres veces cada una. El movimiento parte hundiendo la cabeza y curvando la espalda hacia el cielo, acompañado del abdomen que se contrae mientras se siente cómo el ombligo va hacia la espalda. El enlace de ambas posturas permite estirar el cuello y toda la espalda, flexibilizándola. Es importante que las rodillas estén separadas al ancho de caderas y las manos estén apoyadas a la altura de los hombros, al mismo ancho.

Balasana

Foto: tattoos.fansshare.com

Foto: tattoos.fansshare.com

Una de mis posturas restaurativas favoritas, la Postura del Niño ayuda a aliviar las molestias en el cuello y la espalda, ya que ambos se estiran suavemente relajando esa zona. Además de eso, permite calmar la mente, relajar el cerebro y la vista, gracias a que la frente está apoyada suavemente hacia adelante. Para armar esta postura, nos sentamos sobre los talones, inspiramos profundamente y al exhalar el aire, bajamos el pecho abierto hacia adelante para apoyarlo sobre los muslos. Los brazos quedan a los lados, relajados y con las palmas mirando hacia arriba.

Garudasana

Foto: yoga.com

Foto: yoga.com

Esta es una postura un poco más compleja si la hacemos de pie, porque se le suma el equilibrio. Esta vez veremos la variante sentados, porque son los brazos lo que nos preocupa si queremos destensar la base de nuestro cuello. Primero abrimos los brazos ampliamente, para luego cruzar el derecho por sobre el izquierdo. Los codos se doblan y se elevan hasta que las manos queden a la altura de los ojos. Estas deben estar una frente a la otra, presionándose entre ellas. Luego de unas 10 respiraciones, se vuelve a hacer con los brazos cruzados hacia el otro lado. Podemos hacer el mismo cruce con las piernas.

Movimientos conscientes

La zona del cuello es exigida constantemente. Lo primero, los cinco kilos que pesa la cabeza, sumado a estar sentados frente al computador por horas, o cuando cocinamos o lavamos los platos, etc., sumado al estrés y a la falta de actividad física, lo dejan muy afectado. Incluso el ángulo en el que ponemos la cabeza al mirar el celular es cansador.

Entonces, tenemos que cuidarlo y darle la atención que necesita, para que así podamos mantenerlo sano y no tengamos molestias que puedan transformarse en algo peor. Para eso, además de las posturas de yoga, es clave ser muy conscientes de nuestra postura y cada cierto rato mover la cabeza de un lado a otro.

Foto principal: theartofyoga.org

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente