Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña
VivirSmart

Posturas de yoga para mantenernos jóvenes

Todo sobre: Saludyoga

A principios de este mes, se celebró el Día del Adulto Mayor, lo que nos hace preguntarnos qué estamos haciendo para nuestra salud cuando seamos viejitos. Algún día ese futuro que hoy día nos parece lejano será nuestro presente, y vamos a querer vivirlo lo mejor posible. Por eso es mejor empezar hoy.

Mantenerse joven no es necesariamente un afán estético, va mucho más allá de la apariencia. Para que nuestro cuerpo se mantenga realmente sano es necesario mantenerlo activo, descansado y bien alimentado.

Diferentes caminos

Los yoguis, hace ya miles de años, descubrieron que el secreto de la juventud está en la columna, más específicamente en la médula. El trabajo físico del yoga protege y estimula la columna de muchas maneras, manteniéndola sana y lubricada.

Por ejemplo, algunas asanas fortalecen los músculos de nuestra espalda, manteniendo así su tonicidad y por ende, la rectitud del tronco. De otra manera, con el paso de los años la columna se doblaría, con todas las consecuencias que esto provoca no sólo en la médula sino que también en los nervios raquídeos.

La práctica de yoga también nos permite flexibilizar la columna con los movimientos de flexión y extensión (hacia adelante y hacia atrás) en posturas como Padahastasana y Ustrasana.

Por otra parte, hay quienes piensan que el secreto de la juventud está en las hormonas, por lo tanto debemos preocuparnos de estimular las glándulas endocrinas. En este camino podemos pensar en posturas como Viparita Karani, Salambha Sarvangasana y Sirsasana.

La limpieza del colon, es decir mantener nuestro intestino limpio, es otra alternativa para un cuerpo saludable y funcionando de manera equilibrada. Para esto podemos practicar torsiones, que nos permiten estimular esta zona de nuestro cuerpo y así mantenerlo lo más limpio y drenado posible. Las torsiones, como por ejemplo Matsyendrasana o Parivritta Trikonasana, también estimulan la columna manteniéndola activa y saludable.

Un sistema completo

La mayoría de las cosas que hacemos son en dos pies, y lo que hace el yoga es mover a nuestro cuerpo en toda su capacidad de movimiento, expandirnos, alargarnos, torcernos, ponernos de cabeza.

Con todos estos movimientos nuestra columna está viva, los músculos se fortalecen, la sangre irriga más y mejor, los desechos se barren, los órganos se activan, las articulaciones se lubrican, las glándulas endocrinas son estimuladas, fortalece los huesos y se expanden los pulmones aumentando nuestra capacidad respiratoria, entre otros beneficios físicos. La práctica regular de yoga mantiene nuestro cuerpo funcionando a su máxima capacidad: lo mantiene activo, limpio, saludable, relajado y sano.

Y eso no es todo. Hace ya un tiempo sabemos cómo nuestras emociones afectan el estado de nuestro cuerpo. Los síntomas psicosomáticos son el reflejo de nuestro ánimo en él, y el yoga también nos ayuda a mejorar nuestro lado emocional: disminuye la presión arterial y el estrés, ayudándonos a estar más relajados, menos ansiosos, a vivir el momento, a observar lo que sentimos. La juventud no está solo en nuestro cuerpo, también en nuestra mente.

Envejecer es algo natural y en ningún caso estoy planteando no hacerlo. Sí es importante envejecer de la mejor manera para que hacerlo no signifique tener una vida de dolores y malestares. Al menos no durante más años de los que sea necesario.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente