Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña

Posturas de yoga para los viajes en avión

Todo sobre: Consejosyoga

Viajar en avión no me gusta nada. Cada vez es intenso, traumático y la mayoría de las veces incluye lágrimas. Momentos para olvidar en realidad, no hay nada que hacer con eso. Lo que sí puedo hacer es prepararme para estar sentada durante varias horas y con casi nada de espacio para moverme. Un viaje largo agota y, aunque no estamos haciendo ningún esfuerzo, nuestro cuerpo resiente la inmovilidad.

Para evitar todo eso, estas tres posturas nos ayudarán a estar en los –cada vez más chicos– asientos de avión. La rigidez, la tensión y la falta de circulación pueden afectarnos bastante durante un vuelo y Uttanasana, Garudasana y Matsyendrasana nos ayudarán a mantener el cuerpo relajado y también a disminuir la ansiedad. Tener bajo la manga estos movimientos de yoga nos ayudará a mantener nuestro cuerpo funcionando de manera lo más normal posible.

Ventana o pasillo

No importa dónde nos sentemos porque la primera postura es para hacerla parados en el pasillo, y las otras dos, sentados.

  • Uttanasana: esta es una postura relajante que alarga y relaja los músculos de la espalda. Puedes hacerla en el pasillo, de pie, con los pies al ancho de caderas. Flectamos el tronco hacia adelante dejando que caiga relajado. Cada mano toma el codo contrario, lo que nos permite suavizar toda la parte superior del cuerpo, incluyendo los músculos de la cara, los hombros y la espalda. También sentiremos cómo de a poco se estiran los músculos isquiotibiales por atrás de los muslos, los que debemos mantener firmes y activos. Es una muy buena postura para estirar y relajar, además, nos trae al momento presente y eso también nos ayuda a despejar la cabeza durante el viaje.

Mira cómo hacer esta pose:

  • Garudasana: un viaje largo lleva mucha tensión al cuello y los hombros, y esta postura nos ayuda a mantenerlos despiertos y a flexibilizar la parte superior del tronco. En esta variante para hacer en el avión sólo usaremos los brazos de Garudasana. Sentados, cruzamos el brazo derecho por sobre el izquierdo. Dobla los codos y elévalos hasta que las manos queden a la altura de tus ojos. Estas deben estar una frente a la otra, presionándose entre ellas. Quédate unas 10 respiraciones así y luego hazlo con los brazos cruzados hacia el otro lado.

Se hace así:

  • Matsyendrasana: en esta oportunidad haremos la variante sentada. Matsyendrasana es una torsión que despierta la columna y mantiene flexibles y relajados los músculos de la espalda, que se tensarán durante el viaje. También masajea los órganos internos ayudando a la digestión, que también se ve afectada durante vuelos largos. Siéntate en el borde del asiento y pon la rodilla derecha sobre la izquierda. Luego apoya la mano izquierda sobre la rodilla y la mano derecha sobre el apoyabrazo. Inhala y mientras lo haces estira tu columna hacia el techo. Al exhalar, mantén la columna alargada y gira el tronco hacia la derecha. Mantén la mirada sobre tu hombro derecho. Luego de cinco respiraciones completas, hazlo hacia el otro lado cambiando las piernas y los brazos.

Hazla así:

Si nos subimos a un avión, ojalá que sea porque nos vamos de vacaciones. Entonces queremos llegar a dejar las maletas y salir a recorrer, no llegar cansados y molidos por el viaje. Lo importante mientras armemos estas tres posturas, como durante el resto del vuelo, es que nunca dejemos de estar atentos a nuestra respiración. Hacerlo nos ayudará a estar más presentes, a mantener la calma en caso de que sufran como yo, y también a sentir cada uno de los movimientos que estamos haciendo. La atención que nos entrega la respiración (en los aviones y en la vida), es lo más importante de todo.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente