Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña

Posturas de yoga para abrir el pecho

A nivel físico, el yoga es una práctica que integra todo el cuerpo mejorando nuestra postura, aumentando nuestra capacidad pulmonar, oxigenando nuestro cerebro y mejorando la circulación, entre otras cosas.

También nos ayuda a disminuir la ansiedad, a desarrollar la concentración, la calma y nuestra conexión cuerpo – mente. Mejora nuestra calidad de vida en general, pero si lo que buscamos es potenciar algún área en específico, ya sea física o emocional, hay posturas específicas que podemos realizar.

Abrir el pecho es uno de los temas más importantes en mi práctica de yoga, porque sentirlo apretado es una sensación bastante común en mí cuando la vida se me complica. Lo bueno es que hoy sé que estas posturas permiten que nuestro pecho se amplíe y se abra, causando al mismo tiempo la liberación de esa energía que apreta y, en mi caso, me hace difícil respirar.

Es recomendable practicar estas posturas con la ayuda de un profesor para realizarlas de manera correcta, y para que así tengan todos los efectos terapéuticos que acá les cuento. Además es importante saber si tienen alguna contraindicación en la columna para cualquier de ellas.

Ustrasana

yoga1 

Al ver esta postura pueden notar cómo toda la parte delantera del cuerpo está estirada, incluyendo abdomen, garganta y cuello. Para lograrlo es importante mantener las caderas a la misma altura de las rodillas, los hombros rotados hacia atrás y el pecho muy abierto, para que al llevar la cabeza hacia atrás nos encontremos con una almohada de piel que la sostenga. Hay elementos que nos pueden ayudar a construir la postura en caso de que necesitemos ayuda, como bloques o una pared.

Dhanurasana

 yoga2

Esta postura comienza apoyando el abdomen sobre el suelo y con el pubis presionando el piso, las manos buscan las piernas para elevar muslos, pecho y tórax. Podemos empezar practicándola tomando los tobillos y sólo levantando el pecho, dejando las rodillas en el suelo. Al armarla y rotar los hombros hacia afuera, Dhanurasana permite flexibilizarlos, además de expandir el tórax. Cuando logramos armar esta posición, trae grandes beneficios para nuestra postura y para los órganos del abdomen y del cuello.

Bhujangasana

yoga3

Al abrir el pecho, Bhujangasana también nos permite aumentar nuestra capacidad respiratoria, causando una mejor oxigenación. Para lograr abrirlo, éste tiene que adelantar la línea de los brazos y para esto es muy importante mantener los glúteos firmes y los hombros hacia atrás y hacia abajo (para esto, hacer un movimiento circular en esa dirección). Finalmente, debemos elevar el esternón hacia el techo.

Urdhva mukha svanasana

yoga4

Son muchos los beneficios de esta postura, también conocida como Perro mirando hacia abajo (como los perros, cuando se estiran). Hay una tendencia a colgarse de los hombros y para corregirlo es necesario rotar el brazo hacia afuera, lo que a su vez nos permite alejar los hombros de las orejas. En Urdhva mukha abrimos la caja torácica y los hombros, lo que a su vez los fortalece, al igual que a las muñecas.

Les recomiendo estas posturas; a medida que las realizamos vamos notando cómo tenemos más espacio torácico ¡y eso también nos ayuda a darnos cuenta de lo importante que es nuestra respiración en nuestro día a día!

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente