Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña
Formato-VivirSmart2

Otro prejuicio sobre la meditación

Todo sobre: MeditaciónVida Sana

Ya les conté sobre la meditación y sus beneficios a nivel neurológico en otro post. Pero hoy quiero hablarles de una de las muchas ideas preconcebidas (y equivocadas) que hay sobre esta práctica: pensamos que meditar es algo que hacemos solos, pero no tiene por qué ser así siempre.

La definición que más me gusta sobre la meditación es la que leí de Sogyal Rimpoché en El Libro Tibetano de la Vida y de la Muerte: “traer la mente a casa”. Me gusta porque se aleja de la idea de dejar la mente en blanco para enfocarse en el momento presente: el lunes pensamos en el fin de semana y en invierno nos preocupa cuánto falta para el verano. Nunca estamos aquí, realmente aquí.

Entonces, “traer la mente a casa” es sentarnos, cerrar los ojos y hacernos conscientes de nuestro cuerpo inmóvil, sentir nuestras manos sobre las rodillas, escuchar atentamente los sonidos externos y nuestra respiración, sentir el movimiento del pecho, el entrar y salir del aire por la nariz.

La práctica de la meditación es una herramienta muy poderosa no sólo para encontrar un espacio de tranquilidad en nuestra agitada vida. También nos permite familiarizarnos con esa tranquilidad y descubrir penas o rabias escondidas, esas que no vemos en el día a día.

Meditar acompañados

Algunos tipos de yoga, como el Purna Yoga, dedican un tiempo de la práctica a la meditación sentados. Para quienes, como yo, prefieren enfocar su práctica de yoga en la sucesión de posturas físicas, quiero contarles de dos lugares donde se desarrollan actividades grupales de meditación. Son abiertas para toda la gente y sólo hay que llegar con ropa cómoda y ganas de aprender:

  • Ashram Satyananda Niketan: los días sábados a las 12.00 hrs. se hace una meditación guiada abierta a todo público.
  • MeditaChile: cada cierto tiempo invitan a reunirse a prácticas comunitarias de meditación. Para saber cuándo será el próximo encuentro puedes seguirlos en Facebook.

Para muchos, la meditación puede parecer algo lejano e imposible de lograr. Requiere de paciencia dedicarle parte de nuestro tiempo en nuestros atareados y estresados días a algo que no es inmediato, que no tiene un uso evidente y que cuesta mucho lograr. Hacerlo en grupo puede ayudarnos a la concentración y a saber que estamos acompañados en este camino. Les aseguro que paso a paso y con paciencia, empezaremos a ver los beneficios de esta práctica.

 

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente