Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña
30

Mujeres y el inicio de los treinta

Todo sobre: ConsejosMujeres

Más allá de la matemática, es evidente que los veinte se fueron, el cuerpo cambia, las arrugas y canas comienzan a asomarse y el carácter también se fortalece. La energía y vitalidad de los veinte comienzan a desaparecer, la mujer de treinta empieza a valorar el tiempo, las relaciones cualitativas (ya no cuantitativas), el tipo de panoramas y la forma de enfrentar los nuevos desafíos.

¿A cuántas les ha pasado que prefieren quedarse a ver una película con el novio en lugar de salir a bailar? ¿Cuántas prefieren preparar una rica comida o beber algunas copas de vino con la amiga en casa? ¿Cuántas han comenzado a valorar las buenas conversaciones o los momentos de descanso? Seguramente más de alguna se siente identificada o podría agregar un par de ejemplos más.

Es claro, en los treinta algo cambia a nivel biológico, emocional y social. Las conversaciones con las amigas son sobre el trabajo, los nuevos proyectos que está iniciando, los planes de formar familia o, quienes ya tienen hijos, los niños. A los treintas por lo menos una vez al semestre vamos a un matrimonio o nos llega una invitación para un baby shower. A los treinta nos cuestionamos que queremos hacer con nuestras vidas, analizamos el camino andado y cómo queremos seguir avanzando.

Para quienes estamos en esta década, se dice que debemos decidir si seremos madres o no, porque llegando a los cuarenta ya se hace más difícil. “Y si quieres ser madre empieza a buscar a un posible candidato” -si no estás en pareja- o averigua si él quiere ser padre, porque ahora también escasean los hombres que quieren tener hijos. Si decides no tener hijos todos preguntan “¿Por qué?” como si fuera un asunto a discutir o del cual debemos tratar de convencer a otros. Para muchas ser madre no es el objetivo de vida, pero estamos insertas en una sociedad que en cada comentario pareciera exigirlo.

Una nueva forma de entender la vida

Los treinta es un tiempo de consolidación profesional o laboral, en el que comenzamos a ocupar un lugar en las empresas, o en la propia, y que materializamos los aprendizajes y experiencias anteriores que definen nuestra identidad y nos sitúa en un territorio de desarrollo y aplicación permanente de nuestros conocimientos.

Cuando cumplimos 30 años ya existe una vida, historias, relaciones que van definiendo nuestra forma de estar y ser, de relacionarnos con otros y con nosotras mismas, de decidir y enfrentar. Tener 30 y tantos es un tiempo privilegiado, es el encuentro con uno misma, en el que se comienza a distinguir que es lo que quiero en mi vida, quienes serán parte de ella, cómo quiero trazar mi futuro y quién quiero que me abrace por la noche. Son años de decisiones y oportunidades para tomar el camino que queremos para nuestra vida los siguientes años.

Los treinta en mi vida han llegado lleno de decisiones, desde tomar un magister para especializar mi profesión, tomar nuevos rumbos laborales y observar mis relaciones, amorosas y de amistad, de otra forma. Van casi dos años de muchos cambios, ¡cuando cumplí treinta hasta apareció un lunar en el contorno de mis labios! Creo que es el encargado de recordar cada día mi adultez y que estoy preparada y atenta a enfrentar los desafíos que vengan.

¿Y tus treinta cómo van? ¿Cómo fueron? O, ¿cómo esperas que sean?

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente