Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña
bread-217098_1280

¿Mantequilla o Margarina?

Parece un infaltable a la hora del desayuno y del , el pan con mantequilla es tan popular como el Barcelona y tan universal como ET.

Sin embargo, somos asiduos consumidores tanto de mantequilla, como de margarina, por lo que muchas veces nos encontramos con fans de una y de otra. Podríamos decir que existen los “margarinistas” y los “mantequillitas”, el fin es que es un imprescindible en nuestra mesa.

Imagino que varios han escuchado sobre las desventajas de este producto, que es altamente calórico y que presenta más grasa que proteína o nutrientes, aun así, es mejor que nos informemos y sepamos bien en qué consisten cada una. De esta manera, tomaremos la decisión que mejor nos parezca.

Mantequilla

Foto: Pixabay/ condesign

Foto: Pixabay/ condesign

Su preparación se obtiene a partir de la nata de la grasa de la leche, de la cual la más comúnmente utilizada es la que proviene de la vaca. Luego de un proceso de pasteurización y de condimentación, obtenemos el rico sabor de la mantequilla.

En términos prácticos, la mantequilla aporta entre un 80 y un 85% de grasas, de las cuales 60% consisten en grasas saturadas. Por ejemplo, una cucharada de mantequilla, según el sitio Salud y Medicinas, contiene: 12 gramos de grasa total, 7 gramos de ácidos grasos saturados, 31 gramos milígramos de colesterol y 100 calorías.

La mantequilla debe mantenerse refrigerada, para así evitar su descomposición y no se vuelva rancia. De igual manera, su consumo alto es recomendable para aquellas personas que deseen subir de peso rápidamente.

Margarina

La margarina se origina a partir de grasas semisólidas, las cuales se obtienen mediante procedimientos industriales, proveniente de grasas insaturadas 100% vegetales. En el proceso se incluyen diversos tipos de ácidos grasos como el oleico y el linoléico.

Un dato importante es que si comemos la margarina más dura, elevamos a mayor cantidad el colesterol malo, mientras que el bueno lo reducimos de la sangre. Progresivamente, se han ido eliminando de las margarinas las que contienen mayor grasas trans, haciéndolas más saludables.

Las margarinas tienen menos grasas saturadas que la mantequilla, sin embargo, la supera ampliamente en cantidad de calorías, puesto que contiene 900 calorías cada 100 gramos.

Por último, la margarina aplaca la acción inmunológica que nos otorga nuestro organismo, así como disminuye el efecto de la insulina.

Así que somos nosotros quienes debemos decidir con cuál de ambos acompañantes de ricos panes nos quedamos.

Foto principal: Pixabay / PublicDomainPictures

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente