Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña
LG-niños-leer-cuentos-tristes--840x432

Los niños también deben leer cuentos tristes

Nuestros hijos suelen verse rodeados de historias que moralizan y enseñan sobre diversos valores que van desde la tolerancia, hasta la aceptación de las diferencias y valores positivos.

Sin embargo, la mayoría de las veces, esta clase de historia lleva a desenlaces felices, algo con lo que no todos, están de acuerdo.

Los niños deben leer contenidos tristes

Dann Tardif/LWA/Corbis/Libre de derechos

Dann Tardif/LWA/Corbis/Libre de derechos

Una especialista de la Universidad del Pacífico comenta la importancia que tienen estos relatos en el desarrollo de los niños y llama a los padres a leerles no solo historias agradables, sino también con contenidos tristes.

La psicóloga Guila Sosman, docente de la Escuela de Psicología de la U. del Pacífico.

“Hoy en día los niños y niñas se pueden distraer a través de la televisión, los iPad y otros medios tecnológicos, sin embargo, nada reemplaza realmente la lectura de un cuento en el mundo de la entretención de los pequeños. Esto, porque además de ser una forma de entretención, los cuentos son un medio de aprendizaje, en el cual a través del lenguaje simbólico, el niño o niña es capaz de procesar las ansiedades y deseos más profundos”.

Y es que en el desarrollo de la mente de los niños, los cuentos poseen un valor muy preciado, ya que contribuyen a su desarrollo social, cognitivo y moral.

“De acuerdo a Bruno Bettelheim, autor de ‘Psicoanálisis de los cuentos de Hadas’, los cuentos de hadas poseen una función fundamentalmente formadora, dado que invitan a que el niño abra su imaginación a nuevas dimensiones y temas, a los que le sería muy difícil llegar por sí solo”, indica la psicóloga.

Sosman, además asegura que: “La forma y la estructura de los cuentos de hadas sugieren al niño imágenes que le servirán para estructurar sus propios ensueños y canalizar mejor su vida. También, a través de los cuentos de hadas, los niños y niñas se pueden identificar con el héroe o heroína, para así hacer suyas características positivas como la bondad, la generosidad y la honestidad, entre otras”.

Por otro lado, no necesariamente debemos solo contar historias agradables, sino que además, no es mala idea presentarles contenidos tristes y angustiantes.

 

“Estos últimos en general son comunes a todos los niños y niñas, dado que se relacionan con temáticas universales como puede ser la vejez, la rivalidad fraterna, la muerte o enfermedad de un familiar, el abandono del padre o la madre, etc. Así vemos como, por ejemplo, en La Cenicienta existía una gran rivalidad y envidia entre las hermanastras de Cenicienta y ella, y aunque en un momento del cuento triunfen la madrastra y hermanastras, finalmente quien tiene un final feliz es Cenicienta. Esto le transmite al niño la idea de que las personas malvadas no son las que triunfan, sino que el ‘bien’ es el que gana al final”, sostiene.

Por otra parte, a partir de la escucha de los cuentos, los niños van aprendiendo el valor de la lectura. “Ello estimula al mismo tiempo su desarrollo intelectual mediante el desarrollo de la comprensión de lo que se les relata, beneficiando su memoria, capacidad imaginativa y su vocabulario. Esto además facilita que alcancen algunas habilidades indispensables para su desempeño escolar, como es la atención y comprensión del lenguaje verbal”, acota.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente