Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña
Mama-Alicia

La maternidad y el empedrado de las buenas intenciones

La cercanía del día de las madres nos pone a reflexionar sobre lo bien y lo mal que ha resultado el proceso de crianza de nuestros hijos y evidentemente surgen las odiosas comparaciones. ¿Qué habría hecho mi mamá si hubiera pasado lo mismo? ¿Si le cuento lo que hice, lo aprobaría?

Dándole vueltas al tema, caí en el oasis de las buenas intenciones que terminaron siendo patéticas en el sentido humorístico de la palabra.

Las cucarachas venenosas

En el camino de la maternidad compartida entre la casa del papá y la de la mamá, la asunción temporal de la duplicidad de roles es algo que conocen todas las mujeres en esta modalidad de vida. Había estudiado la fuerza del lenguaje como modulador de las emociones, así que desde que mi hijo comenzó el maravilloso mundo de la adopción de éste, tuve mucho cuidado en las descripciones que hacía de los eventos que sucedían, de tal manera que la impronta que le quedará siempre dejará una enseñanza esperanzadora.

Mantuve esta conducta constante durante muchos eventos desafortunados, hasta que apareció una cucaracha y quise abanderarme con los súper héroes.

-¡Hijo! No te preocupes, súper mamá terminará con esa cucaracha venenosa- le dije al pequeño y partí tras el insecto con un pañuelo amarrado como capa…. Y obviamente, gané la batalla para felicidad de mi hijo.

El empedrado

Mis intenciones eran buenas, quería llevar emocionalmente a mi hijo a un escenario de peligro moderado viendo como su madre lo salvaría, hacerlo pasar un rato de acción en vivo y en directo y cosas por el estilo.

Sin embargo, tiempo después me sobrecogió el grito de mi hijo indicando con terror que una cucaracha venenosa estaba en su pieza, con llanto de verdad y miedo real.

Hasta el día de hoy me arrepiento de haber sacrificado su tranquilidad con una mentira que serviría de pie para una acción heroica.

Felizmente es uno de los cuentos que más le gusta hacer cuando tenemos invitados primerizos y sale al ruedo el tópico: cosas raras que hacen las madres.

A todas ellas, mi recomendación de no extremar las cosas cuando a historias heroicas se refiere, ni siquiera sabiendo que se morirán de la risa después. ¡Aprendan de mamás más viejas!

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente