Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña

La importancia de una buena postura

Todo sobre: ConsejosVida Sana

Nuestros huesos, músculos y articulaciones funcionan a la vez para poder mantener nuestra postura, y tener una mala postura significa que todas esas partes están funcionando mal. Proyectar eso en el tiempo puede causarnos molestias muy desagradables, que siempre podemos (y deberíamos!) evitar.

El uso de celulares y notebooks ha provocado que el ángulo de nuestra mirada vaya bajando, hasta convertirnos en personas que estamos la mayoría del tiempo con nuestra cabeza en 45°. En la oficina trabajando, o en la micro viendo el celular, mantenemos esta posición, sumándole la espalda chueca.

Consecuencias de una mala postura

Foto: Wikipedia

Foto: Wikipedia

Ya sea que estemos sentados o parados es importante preocuparnos de nuestra postura, porque de eso dependerán los otros movimientos que haga nuestro cuerpo. Por qué? Porque en el cuerpo está todo unido, y estar chuecos hace que nuestros músculos trabajen más de la cuenta para mantenerlo equilibrado.

Como consecuencia, los músculos tendrán dos tipos de reacciones; unos se pondrán tiesos y otros dejarán de funcionar. Y si mantenemos esto en el tiempo, sin darnos cuenta nos pondremos viejitos y nuestro cuerpo tendrá cada vez menos fuerza para mantenerse y poder hacerle el empeño a las fuerzas que actúan sobre él, como la gravedad. Es importante trabajar en una buena postura porque esto fortalece nuestros músculos, ayudándolos a que podamos mantenernos erguidos sin dificultad.

Una buena postura también es cómoda

Al mirarnos de frente nuestra espalda debe ser una línea recta desde la cabeza hasta la pelvis, y si nos miramos de lado veremos tres curvas anatómicas: una en el cuello, una a la altura de los hombros y otra en zona baja de la espalda. Sin embargo, debemos poder trazar una línea recta entre los hombros hasta un poco más delante de los tobillos; esto permitirá que nuestro centro de gravedad esté equilibrado y el cuerpo se mueva de forma eficiente y con la menor fatiga posible.
Para los que pasan la mayor parte del día sentados en la oficina, nuestro cuello debe estar derecho y nuestra mirada lo más al frente posible –si es necesario elevando la pantalla a esta altura–, con los hombros relajados (no se han dado cuenta cómo los tenemos tensos la mayoría del tiempo sin darnos cuenta?). Las piernas deben ir apoyadas de manera que nuestras rodillas formen un ángulo de 90°. ¡Derechitos nos vemos más bonitos!

Siempre es importante mantener nuestro cuerpo en movimiento, para que nuestros músculos y articulaciones no se atrofien con el tiempo. Si no hacemos actividad física, al menos podemos hacer pausas para despertar al cuerpo y mantenernos conscientes de las molestias que nos da estar todo el día sentados en la misma postura. Incluso hay estudios que dicen que incluso una mala postura constante puede afectar en nuestro estado de ánimo! Y cómo no, si nuestro cuerpo tiene directa relación con lo que pasa en nuestro interior.

Pequeños cambios pueden ayudarnos mucho en el tiempo, y para eso les dejo este video con las posturas adecuadas para trabajar frente al computador.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente