Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña

La importancia de lavar las toallas y cómo hacerlo

Hay cosas que damos por sentado y que ni siquiera cuestionamos mucho. Una de ellas es el motivo por el cual tenemos/debemos lavar las toallas seguido. ¿Por qué se ensucian al usarlas? Mmm sí, pero en realidad hay que hacerlo por otros motivos más de fondo: para mantener una buena higiene, para evitar la aparición de hongos y moho producto de la humedad y, por supuesto, para que sean esponjosas y suaves.

La humedad constante a la que sometemos las toallas al dejarlas olvidadas sobre la cama o, peor aún, en el suelo en las mañanas cuando salimos corriendo hacia el trabajo, la universidad, la escuela, etc. es un craso error que debemos remediar cuanto antes, ya que la humedad puede ser un foco de gérmenes y el problema es que están en constante contacto con nuestra piel. Es por ello que es necesario que tomes nota:

¿Cómo lavar las toallas?

  • Lavarlas una vez a la semana, siempre y cuando las dejes en un lugar ventilado lejos del vapor, donde no adquieran un olor nuevo o si vives en un lugar con clima húmedo propenso al moho. En ese caso debes lavarlas cada 3 o 4 días.
  • Lava las toallas nuevas antes de usarlas, para quitar los productos que los fabricantes aplican para que se vean mejor, ya que disminuyen su capacidad de absorción.
  • Si puedes, lava las toallas por separado del resto de la ropa, esto es porque debido a la tela tienden a absorber olores y soltar pelusas.
  • Utiliza la mitad de la dosis de detergente, ya que puede dañar la tela, dejándolas menos esponjosas. Lo mismo con los suavizantes, es mejor no usarlos ya que disminuye la capacidad de absorción de las toallas.
  • Fíjate en la temperatura de lavado. Las toallas claras es mejor lavarlas con agua caliente, contrario a las oscuras que hay que hacerlos con agua tibia para no decolorarlas.
  • Cada 4 a 5 lavados es recomendable desinfectar las toallas con ½ taza de vinagre blanco aplicado en el enjuague final del programa de lavado. Esto ayuda a remover los olores y el moho.

¿Cómo secar las toallas?

  • Luego de cada uso, cuelga la toalla extendida en un lugar con una buena ventilación y caliente, lejos del vapor. La luz solar es ideal para reducir la cantidad de gérmenes. Si es invierno, ponerlas frente a una estufa o calefactor.
  • No poner una toalla húmeda sobre otra en las mismas condiciones: De esta forma no se secarán de manera adecuada.
  • Una vez lavada, cuelga y seca la toalla inmediatamente, ya que mientras más tiempo pase mojada, mayor probabilidad de que se genere moho.

Importante

Lo básico, lo primero que debemos hacer es leer las etiquetas de las prendas para conocer las instrucciones de lavado. Dependiendo de la delicadeza de la tela son los resguardos que debemos tomar a la hora de someter, en este caso, una toalla al proceso de lavado.

Así tendrás una toalla suave, esponjosa y limpia cuando termines tu ducha relajante luego de un día extenuante o en las mañanas cuando salgas del baño, además de cuidar tu piel y extender la vida útil de la tela.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente