Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña

El maquillaje también puede ser ecológico

En tiempos donde lo verde, sustentable y amigable con el medio ambiente está presente en todos lados (y me encanta!), el maquillaje tampoco se queda fuera. Muchas mujeres nos preocupamos de tener hábitos saludables y buscamos incorporarlos en todo lo que hacemos, y el cuidado del cuerpo es una parte importante de eso.

Como la conciencia que hemos visto crecer en torno a la alimentación, cada vez son más las alternativas verdes de productos de belleza. Lo que más me gusta de eso es que es un reflejo del interés de la gente; pasito a paso nos estamos acercando hacia una vida más sustentable.

Definiendo estándares

¿Qué hace que una marca de cosméticos sea ecológica? Todavía no es un mercado tan grande, lo que hace que aún no haya una ley clara, pero sí hay unas cuantas certificaciones que parecen estar de acuerdo en algunos criterios.

Hay una serie de factores que podrían ayudarnos a identificar una marca como ecológica. Entre ellos está el que entre sus componentes no haya transgénicos, parabenos, derivados del petróleo ni ingredientes de origen animal (la miel o la leche no entran en esta categoría porque son derivados del animal vivo). Para los que buscan la certificación, al menos un 95% de los compuestos deben ser naturales y biodegradables, no pueden tener perfumes sintéticos ni pueden ser hechos con químicos de síntesis.

En la cosmética ecológica también es importante lo que rodea al producto: la salud de las personas que trabajan para elaborarlos y el respeto y cuidado por el entorno son igual de importantes. Tampoco pueden ser testeados en animales y deben usar un empaque reciclable y biodegradable, usando menos agua y menos residuos.

Un negocio a largo plazo

El compromiso de las personas detrás de estas marcas está en hacer una diferencia, de aportar al mundo para hacerlo mejor, de entregar a las personas un producto de calidad y que ademas sea bueno para su salud.

Para que esto sea real es importante la transparencia; que se trate de un compromiso real y no de una estrategia de marketing. Por eso es importante ser consumidores informados, que sepamos qué es lo que estamos comprando y así no ser engañados.

Cada vez estoy más convencida de que la naturaleza tiene muchísimo que entregarnos, y que usada de forma inteligente y responsable, puede alimentarnos, sanarnos y hacernos más felices.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente