Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña
Gamificación

El “juego” como aliado en las tareas diarias del hogar

Todo sobre: ConsejosSentirse Bien

No soy mamá pero sí soy hermana mayor y sé lo que es “persuadir” a los más pequeños para que colaboren con los quehaceres mínimos, situación que muchas veces termina en un “ataque de maña” sin resultados positivos. Lo mismo pasa con la disciplina a la hora de hacer tareas diarias, como si el sentarse a revisar los cuadernos significase entrar en una cámara del tiempo donde todo — peculiarmente — se vuelve más lento.

¿Sí, padres-hermanos, se sienten identificados?

Técnicas hay muchas, sin duda, pero ¿Son todas entretenidas?. La idea es estimular y crear hábitos en base al aprendizaje mutuo, no a sermones. Cuando veía el programa de “Niñera S.O.S” me impactaba lo hábil que era con niños que parecían estar fuera de control, más que el lenguaje y el tono que ocupaba influía también las técnicas y/o herramientas con las cuales lograba que los niños participaran.

Estas técnicas estaban relacionadas con el “Gamification”. ¿De qué trata? La gamificación o ludificación es en sencillas palabras introducir elementos de juego en ambientes de no-juegos. Es decir, convertir una actividad que podríamos ver como aburrida y monótona en una que motive a la persona a participar en ella, esto se logra con elementos sencillos, gamificamos la situación.

Esta práctica se ha utilizado muchísimo en la educación, ciencia, y por sobretodo en prácticas digitales, aplicaciones y demases… pero, ¿Cómo llevar una práctica tan sencilla al hogar?.

Con puntos.

Así lo hacía ñiñera S.O.S y también lo hacía la Hogwarts con todas las casas de la escuela: “¡50 puntos para Gryffindor!” (¿Lo recuerdan?).

Con puntos intentamos incentivar a los participantes, en este caso nuestros pequeños amigos y/o funciona muy bien con toda la familia, mediante un sistema de puntos, que juntándolos ganan prestigio, un título (lo cual es divertido si dejan volar la imaginación con nombres imaginarios de supremacía) o en definitiva un premio.

Esto enfatiza en la idea de que hay que trabajar por las cosas que queremos, se valora muchísimo más que un premio sólo por haber obtenido una buena nota, son pequeñas enseñanzas que al final se replican — y nos quedan — para siempre, en cualquier área que nos desenvolvamos.

Crea una pequeña tabla que puedas colgar en el refrigerador, y coloca los nombres de los participantes, trofeos y/o tareas con sus respectivos puntajes.

Cuéntanos cómo te va con esta pequeña gamificación del hogar 🙂

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente