Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña

Como dormir bien para vivir mejor

Nada es tan importante como dormir bien. De eso depende nuestro estado de ánimo, la forma en que nos alimentamos, nuestra concentración, nuestra salud, en fin, nuestra calidad de vida en general.

Si bien dormir es algo que para muchos es natural y nunca una preocupación, para otros es un problema importante que se repite cada día, todos los días. El problema real es el efecto, porque no sólo se sufre de noche: nuestro día se ve totalmente afectado haciéndonos sentir agotados y sin energías, poco productivos e incluso, deprimidos.

Motivos para dormir mal sobran, pero en general son las preocupaciones de nuestra vida diaria las que nos hacen difícil quedarnos dormidos o dormir toda la noche. Lo importante es buscar soluciones, ojalá antes de acudir a los remedios, es decir, siempre dejarlos como última alternativa en caso de que nada de esto funcione.

Algunos consejos para dormir bien

  • La actividad física es algo que debemos considerar para nuestro día a día. Incluso con unos 20 a 30 minutos diarios nuestro sueño puede empezar a mejorar.
  • Una comida liviana antes de ir a dormir puede ayudarnos, por lo tanto hay que evitar las comidas demasiado fuertes, aliñadas, o muy pesadas, porque la digestión le toma mucho trabajo a nuestro cuerpo y eso puede mantenernos despierto.
  • Tanto para levantarnos como para acostarnos debemos mantener una rutina de sueño. Es decir, definir y mantener la hora en que iremos a dormir y la hora para despertar (incluso durante los fines de semana). Si nos faltó sueño la noche anterior, es mejor recuperarlo con una siesta en vez de dormir hasta tarde, para así no cambiar la rutina que ya definimos.
  • El ambiente en que dormimos también es importante y debemos encontrar las condiciones ideales para un buen sueño: eliminar los ruidos, una temperatura agradable, estar en oscuridad y asegurarnos de que nuestra cama es cómoda.
  • Chao al tabaco, alcohol y cafeína. El último café del día debiera ser a más tardar a la hora de almuerzo, ya que tiene un efecto muy duradero en nuestro cuerpo y también puede dificultarnos el sueño. Por otro lado, si bien sabemos que el alcohol nos ayuda a quedarnos dormidos más rápidamente, en realidad lo que hace es disminuir la calidad de nuestro sueño. Y tenemos otra razón para dejar de fumar: la nicotina es un estimulante que nos dificulta e incluso puede llegar a interrumpir nuestro sueño.
  • Manejar nuestras preocupaciones es clave, porque aun cuando probemos todo lo anterior, si estamos preocupados, estresados o ansiosos, nada de esto funcionará. Lo más importante es tener nuestros asuntos en orden, y si no los tenemos, hacernos cargo de cómo manejamos nuestras emociones y preocupaciones. En realidad, nada de lo que nos preocupa se resolverá mientras estemos en la cama.

Pensemos en que lo que puede servir para unos puede ser inútil para otros, así que a probar las diferentes alternativas hasta que encontremos la que mejor nos funcione, porque dormir y dormir bien no es lo mismo. Es importante que respetemos el ciclo del sueño, las horas de sueño necesarias para estar activos al día siguiente y poder funcionar a nuestro 100%.

Los hábitos de sueño son importantes como cualquier otro hábito, entonces si en algún momento notamos que algo no está funcionando, es fundamental hacernos cargo rápidamente y buscar una solución antes de que se vuelva una mala costumbre el dormir mal y nos rindamos a que así será por el resto de nuestros días.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente