Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña

De vuelta al trabajo sin morir en el intento

Todo sobre: ConsejosSentirse Bien

Escribo este posteo el día que vuelvo a la oficina de mis vacaciones, lo que significa encontrarse con infinitos mails y pasar el día resolviendo problemas y cumpliendo pendientes (todos para ayer). Para qué decir todas las veces que me he torturado pensando “a esta hora estaría durmiendo”, “a esta hora estaría en la playa”, “a esta hora estaría tomándome una cerveza”. Todo un tormento desde que sonó el despertador.

Lo bueno es que gusta mi pega, así que tampoco llego tan amurrada. Ahora, sé que va a ser la semana más lenta de la temporada y que si no me mentalizo, la imagen de las patitas en el mar va a perseguirme. Lo que pasa es que nos pasamos todo el año esperando ese día, ese momento cuando apagamos el computador y sabemos que no volvemos al lunes siguiente. Libertad.

Volver con la frente marchita

Así dice el tango de Carlos Gardel. Días antes de volver todo se vuelve nostalgia y quizás no sería tan mala idea dedicarnos a atender en el bar de la playa (yo lo pensé, tal cual).

Para no deprimirnos y caer en el temido stress laboral, lo importante estar todo el tiempo fijando nuevos objetivos, nuevas ilusiones que nos mantengan la mente activa. Llegó marzo pero, aunque sea para un fin de semana largo, no queda tanto para nuestra próxima escapada.

Otra clave para no estar sufrir tanto la vuelta es aprovechar el día. Pasamos la mayor parte del día en la oficina, lo sabemos, y no hay mucho que hacer al respecto. Pero ¿qué pasa con el resto de nuestro día? Si llegamos a la casa a echarnos en la cama a ver televisión es obvio que nuestra vida se vuelve fome y desabrida.

Podemos aprovechar de hacer deporte, salir con los amigos, leer o cualquier cosa que nos haga sentir felices. Soy una convencida de que si uno se organiza, siempre hay tiempo, pero muchas veces le dedicamos ese tiempo a la televisión.

Después de que lo intentamos todo

A veces, mientras más lejos nos vamos, más nos cuesta volver. Lo importante es intentarlo y no acostumbrarnos a que volver de las vacaciones sea una tortura. Y bueno, si volver a la pega es una pesadilla, tal vez el problema no son las vacaciones sino que el lugar donde estamos trabajando.

Cuéntanos qué es lo que haces tú para volver a trabajar de la mejor manera (siempre es bueno tener consejos de otras personas a las que le pasa lo mismo que a nosotros).

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente