Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña
Cuesco de palta

Cuesco de palta: solución para varios males

La palta debe ser uno de los alimentos más completos y polifuncionales que existe. Podemos disfrutarla en los almuerzos,  como una rica entrada, como parte de las ensaladas, o bien, a la hora del té junto a una crujiente marraqueta. También podemos usarla cosméticamente, podemos hacernos pastas de masaje capilar o como máscara facial. Reconozcámonos como PaltaLover.

Pero, si te contáramos que el cuesco o semilla de la palta tiene diversos usos, más amaríamos el aguacate, como le dicen nuestros hermanos mexicanos.

El cuesco, tiene efectos medicinales y curativos. El 70 por ciento de los aminoácidos de la palta están en su única semilla, debes integrar el cuesco de la palta molida a tus comidas, podrás prevenir enfermedades cardiovasculares y reducir los niveles de colesterol en tu cuerpo.

Las personas que sufran de reumatismo, pueden machacar la semilla, mezclarla con alcohol y formar una crema, la cual deben aplicar sobre la zona afectada enérgicamente. Si tienes una mala digestión, debes tostar el cuesco, poner una pizca de ese polvo en agua de llantén y beberlo constantemente en el día. Ten por seguro que combatirás naturalmente esos molestos problemas al estómago.

Para personas con epilepsia, deben preparar una infusión de toronjil con una pizca del cuesco de la palta y beberlo frecuente y abundantemente. Tiene un efecto preventivo de dicha enfermedad.

Ahora, si tus hijos sufren de pediculosis (tema muy frecuente en esta época del año), hierve cinco cuescos en un cuarto de litro de agua, agrega dos ramas de ruda. Formarás una loción que debes aplicar friccionando con energía y luego cubrir a tus niños con una toalla alrededor de su cabeza. Verás cómo se eliminan los desagradables parásitos de una vez.

El cuesco tiene un componente que se llama Flanovol, este previene el crecimiento de tumores. Además, fortalece el sistema inmunológico y sus antioxidantes ayudan a retardar el envejecimiento. Estudios han comprobado que tiene elementos que ayudan a incrementar la cantidad de colágeno en la piel, otorgándonos una apariencia mucho más tersa y suave.

El aceite de las semillas le da un brillo especial a tu cabello y ayuda a prevenir la caspa. El rayar, tostar y beber las semillas en té ayuda a control el asma. El flavonol que contienen las semillas previene el crecimiento de tumores. Los componentes del cuesco de la palta, fortalecen el sistema inmunológico y ayudan a prevenir enfermedades debilitantes y sus antioxidantes retardan el proceso de envejecimiento.

Efecto rejuvenecedor: estudios han comprobado que incrementan la cantidad del colágeno de la piel, dándole una apariencia tersa y libre de arrugas.

La semilla puedes utilizarla de diversas maneras: la puedes secar, rayar, tostar, rostizar y hasta comer (en ensaladas si soportas el amargo de su sabor).

Así, si te confiesas un “PaltaLover”, deja de botar el cuesco y comienza a implementarlo de distintas formas en tu diario vivir.

Aprovechemos lo que nos otorga la naturaleza. Además, es gratis y está al alcance de nuestras manos.

Fuente: Vuelve a lo natural

 

 

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente