Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña
Marnie Burkhart/Corbis

Contouring la tendencia del momento en maquillaje

Todo sobre: Maquillaje

Las técnicas de maquillaje suelen no ser algo masivo o bien, pueden pasar años hasta que la mayoría de las personas apliquen ciertos tipos de métodos cosméticos sobre sus rostros con soltura y sapiencia. Ahora, si pensamos en la fascinación e influencia que ejercen las celebrities en la actualidad, podríamos pensar que una forma de maquillarte puede ser una tendencia tal como lo que dicte la moda.

En este caso, se trata del contouring, un estilo de maquillaje que impuso con maestría la celeb Kim Kardashian, quien mostró esta técnica en sus múltiples apariciones públicas, la cual consiste en jugar con las tonalidades oscuras y los iluminadores a modo de que nuestras facciones luzcan estilizadas siempre.

Claramente, una personalidad como Kardashian tendrá quien la asesora estéticamente antes de salir de su casa, sin embargo, este tipo de cosmética ha ganado miles de adeptos gracias a los resultados que otorga. Lo positivo del contouring, es que permite vernos lo más naturales posibles, dejando de lado los maquillajes dramáticos de otrora, dando paso a rescatar las formas más propias de nuestras estructura ósea.

Tutorial de contouring


Ahora si nos interesamos podemos recurrir a un tutorial, es cual está publicado en el sitio Hola:

Aplicar unprimer o prebase y después la base o hidratante con color, dependiendo de si queremos un maquillaje con más o menos cobertura

A continuación elegimos el tono del producto que vas a usar para la técnica del contouring. Puede ser polvo, fluido o en10 crema. Es muy importante que no tenga matices rojos o anaranjados y que no tenga brillo.

Con una brocha grande, aplicamos el tono oscuro justo debajo de los pómulos hacia la zona de la oreja, en el contorno de la mandíbula, en la parte alta de la frente (justo donde empieza el cabello) y en la sien. Usamos una más fina para remarcar los laterales de la nariz (si es demasiado larga, aplicamos un poco por debajo de la punta de la nariz) y el párpado móvil. Con una brocha biselada contorneamos el rostro. Manchamos la brocha y retiramos el exceso, para que cuando lo apliquemos se deposite la cantidad justa para conseguir hacer un sombreado y potenciar, de manera natural, la estructura ósea.

Ahora le toca el turno al iluminador o highlighter. Aplicamos en el tabique de la nariz hasta la frente, justo encima de las cejas, en el párpado fijo, en los pómulos, encima del labio superior, en la barbilla y en la parte que ha quedado sin producto entre las zonas ‘pintadas’ de oscuro del pómulo y la mandíbula.

Con el tono más rosado daremos rubor a las mejillas. Es preciso excedernos con el blush porque puede estropear el efecto del contouring. Para aplicarlo, debemos sonreír con los labios cerrados para marcar la mejilla y darnos pequeños toques.

Llega el paso final y el más importante. Primero ‘fundimos’ bien con la piel las zonas en las que hemos aplicado el iluminador. Después, difuminamos con el oscuro haciendo círculos para darle un efecto natural y que no queden líneas. Si quieres conseguir mayor duración aplicamos unos polvos traslúcidos para que fijen y complementen el maquillaje.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente