Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña
Almohada-consejos-800x534

Consejos para lavar almohadas

Casi a diario lavamos nuestra ropa. Nos preocupamos de los jeans, sweaters, poleras, etc. Pero siempre quedan en segundo plano la ropa de cama, entre ellas, las almohadas. Aquellas que nos acompañan cada noche y hacen de nuestro sueño un descanso ideal.

Aparte de la higiene que implica lavar las almohadas, esto tiene un valor agregado, en cuanto a que la limpieza en donde apoyamos nuestra cabeza, nos permite relajarnos de mejor manera.

Expertos en el tema recomiendan lavarlas dos veces al año. El secado es lo que implica más tiempo (se demoran más en secar que cualquier otra prenda).

Acá te explicamos una serie de consejos de cómo lavar las almohadas y que esto no se convierta en una tarea tediosa, si no que más bien en un hábito saludable.

Primero que todo, revisa las etiquetas de las almohadas que lavarás, las más comunes son las de espuma y las de plumas.

Ten siempre en cuenta que las almohadas de espuma, no pueden lavarse en la lavadora junto a la demás ropa, las destrozaríamos. Es recomendable que las laves cada seis meses aproximadamente. Ahora, si tienes una aspiradora o esas mini aspiradoras para auto, puedes pasarla por sobre la almohada. También es bueno ventilarlas colgadas al sol, así se mantienen limpias y aireadas.

En tanto, las almohadas de plumas, puedes lavarlas de manera más fácil y recurrente. La mayoría de ellas, pueden lavarse a máquina. Procura siempre revisar antes las etiquetas.

Te aconsejamos que metas a la lavadora un máximo de dos almohadas y que la funcionalidad del artefacto, este en modo suave o cuidadoso. Si sólo tienes una almohada, te sugiero que la ingreses al lavado junto con una toalla, para nivelar el peso. Es mejor lavarlas con agua tibia y con un detergente suave.

Si usas secadora, sécalas en un modo moderado, pero es altamente recomendable que siempre las almohadas se sequen al sol.

Considera los siguiente tips:

Pon una pelota de tenis en el agua del lavado y agrega las almohadas. La pelota evita que las almohadas se deformen.

Cuando la lavadora esté en el primer ciclo de enjuague, vierte un cuarto de taza de vinagre sobre las almohadas. Este secreto permite que no quede ningún residuo de jabón.

 

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente
Publicado por Alberto hace 4 años:

:O