Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña
pixabay

¿Cómo elegir las ollas y sartenes para tu cocina?

Todo sobre: CocinaConsejos

Antiguamente, nuestras abuelas e incluso nuestras madres usaban ollas y sartenes de cobre y aluminio. Hoy en día, el teflón es altamente popular, pero la variedad de materiales para ollas y sartenes es surtidísima. Por lo mismo, muchas veces terminamos comprando sin saber si realmente es lo que buscamos y necesitamos.

Conozcamos las mejores ollas y sartenes, cuál material es el más apropiado y cuáles son las más convenientes para nuestra cocina:

Beneficios de cocinar con buenos materiales

  • Beneficios para nuestra salud: Debemos tener una sartén u olla que soporte altas temperaturas. De hecho, los mismos fabricantes del teflón, la empresa DuPont, ha señalado que superando los 260°C, este material se empieza a descomponer y emite gases tóxicos. Asimismo, la mezcla de ciertos materiales con el ácido de un tomate cocinado, por ejemplo, puede ser perjudicial para nuestra salud.
  • El sabor de las comidas: Debemos conocer los tiempos de cocción y cuánto se demoran en calentar ciertos materiales. Además de que sean óptimos conductores de calor, las ollas y sartenes de cobre son excelentes para cocinar. Las ponemos en el ránking top.
  • La mejor forma de elegir un buen material es de acuerdo al presupuesto que tengamos. Acorde con eso, podemos decidir lo mejor. No siempre lo más económico es lo más conveniente.

Pro y contras de los tipos de ollas y sartenes más comunes

  • Cobre: Son caros, pero son un excelente conductor de calor. Es un buen acompañante para cualquier preparación, pero limpiarlo no es tarea fácil.
  • Teflón: La comida no se pega, se lava muy fácil y podemos cocinar con la cantidad mínima de aceite. Lo malo es que tiene poca vida útil y, como dijimos antes, a elevadas temperaturas puede ser dañino.
  • Aluminio: Es el material más común y, por ende, económico, pero es un buen conductor de calor. Lo que no es bueno de este material es que se raya muy fácil. Basta una mala limpieza y comienza a volverse inservible. A elevadas temperaturas puede deformarse y reacciona ante comidas ácidas.
  • Acero inoxidable: Si bien tiene un precio intermedio, es resistente al uso. Sin embargo, es un mal conductor de calor. No podemos limpiarlo con esponjas abrasivas y, si está muy desgastado, corremos peligro de que libere cromo o níquel.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente