Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña
Desayunos Reponedores

3 ideas para un desayuno renovador

El desayuno es la comida más importante del día. Nuestros médicos lo dicen hasta el cansancio que si no lo tomamos bien, puede llegar a perjudicar nuestra salud. Sin embargo, muchas veces caemos en la rutinaria manera de preparar el mismo todos los días. Si lo hacemos bien, podemos reemplazar de manera fácil y barata algunos de sus ingredientes para mejorar el sabor y además, nutrirnos aún más de lo que queda del día.

1.- Reemplazar el té y el café

El té y el café son el alimento clásico de la mañana. Nada más reponedor y activador que beber una taza de ellos. No obstante, están llenos de químicos y toxinas que podemos cambiar sin gastar mucho de nuestro bolsillo.

Cualquiera de los dos se puede reemplazar por mate u otra infusión reponedora como el té blanco o pu-erh. El mate es un buen energizante y es bastante más sano que el café en polvo. Sólo tenemos que agregar nuestro matero y beberlo. Lo bueno es que también sirve para activarse durante el día.

En el caso del té blanco o pu-erh, son ideales en cuanto a las vitaminas que traen, a diferencia del té negro que suele estar procesado. Cualquiera de los dos repone nuestro sistema inmunológico, además de tener una alta cantidad de antioxidantes. Recuerda siempre que tomarlo puro (sin leche), permite que no se eliminen ninguna de estas propiedades.

2.- Cambiar la leche

Muchas veces la leche entera o descremada nos hace daño. Con el paso de los años, es frecuente que aparezca la intolerancia a la lactosa. Por ello, debemos cuidar nuestro intestino y estómago de manera sana.

Es frecuente que muchos opten por la leche de soya, pero ahora está la posibilidad de optar por las leches de algunos frutos secos, como la de almendra, nuez o avellanas. Sin embargo, en la mayoría de los supermercados se vende importada y es cara, pero aún así, es posible hacerla en casa. Sólo tienes que tomar un puñado de estos granos y dejarlo remojando durante toda una noche. En la mañana solo tienes que pelarlas y licuarlas (con el agua, la piel saldrá mucho más fácil). Después, es cosa de agregar algún endulzante o saborizante como la escencia de vainilla o dátiles e higos. Después de licuar por un buen rato, sólo hay que colar y tendrás lista tu leche casera. Barata, fácil y muy sana.

3.- Variar el acompañamiento por algo más liviano

Muchos prefieren acompañar los líquidos con alimentos pesados, como pan blanco, huevos fritos o dulces. En cada supermercado, la calidad y variedad de los productos ha subido considerablemente, lo cual lo hace muy accesible. ¿Qué tal si al clásico pan integral lo cambiamos por uno horneado de nuez o semillas? Los frutos secos son fundamentales y permiten que tengamos una digestión sana.

Si vamos a acompañarlo con algo salado, optemos por una combinación liviana, como el queso crema y salmón. Si optamos por algo dulce, siempre optemos por las compotas caseras de fruta o por una mermelada endulzada con Stevia. Este edulcorante, a diferencia de la sucralosa, la sacarina y el aspartame, regula la cantidad de azúcar en la sangre, por lo que es la más recomendable para quienes tienden a tener resistencia a la insulina o diabetes.

Ya tienes tres ideas especiales para cambiar los alimentos de tu desayuno. Sólo variamos un poco y ya tenemos una comida rica y diferente, para cada día.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente