Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña

15 hábitos alimenticios que tienes que dejar ahora ya

Es cierto que el verano está acabando y el tiempo en que nos cubrimos el cuerpo con abundante ropa se avecina; blusas, chalecos y parkas pueden ocultar aquel rollito que cultivaste en las vacaciones, pero recuerda que no porque nadie lo vea ha desaparecido.

Porque queremos sentirnos SIEMPRE saludables, estos son los 15 malos hábitos alimenticios que este año deberías proponerte abandonar.

1. No a la dieta extrema

Puede sonar extraño, pero si llevas un estilo de vida saludable no tendrías por qué ponerte a dieta. En general, las dietas son muy restrictivas y las sufrimos demasiado. Entonces, cuando se termina el plazo, explotamos por las ganas de comernos un buen plato de tallarines o una marraqueta con palta y queso. ¿Qué hacer entonces? Ten una dieta constantemente saludable, date tus lujos de vez en cuando pero no te restrinjas excesivamente por períodos cortos que no tiene ningún sentido.

2. No rehuyas todas las grasas

Creo que muchos de ustedes mirarán con dudas este punto, pero es verdad, hay un montón de grasas que son saludables para nuestro cuerpo y que, consumidas con moderación, pueden traerte muchos beneficios. Entre ellas: las nueces, la mantequilla de maní, las aceitunas y las paltas (quizás no encima de una marraqueta…).

3. No pases hambre

Muchos creen que tener una dieta saludable es sinónimo de pasar hambre, pero están en un error. Lo que sucede cuando pasas períodos de hambre, es que tu cuerpo empieza a perder peso restando tejido muscular. Al perder músculos, tu metabolismo se ralentiza, lo que provocará que te cueste mucho más quemar calorías. ¡Mejor actívate y haz ejercicio!

4. Basta de ir a la cocina en puntillas durante la noche

¿Tienes ese maldito hábito de levantarte en la noche a darte un patache?, ¿o llegas los fines de semana tipo 4 a.m y te comes todo lo que hay en tu refrigerador? ¡Pues desecha ese hábito! Hay estudios que demuestran que cuando se consumen alimentos a altas horas de la noche, es muy probable que tu cuerpo almacene esas calorías en forma de grasa.

5. No elimines por completo ningún tipo de alimento

Hay muchas dietas de moda que te llevan a eliminar por completo alimentos que contienen ingredientes específicos, por ejemplo hidratos de carbono o gluten. Pero lo que realmente es saludable es una dieta integral y completa que contenga de todo un poco. Elige bien lo que comes, pero no te restrinjas de esta manera.

6. Las golosinas en el cajón del escritorio

¿Te ha pasado que cuando entras a un intenso período de trabajo engordas sin una causa aparente? Pues a mi sí, varias veces. Entonces pregúntate ¿qué tienes dentro del cajón de tu escritorio?, ¿cuántas golosinas acumulas semanalmente? A muchos de nosotros la ansiedad  o el estrés en el trabajo nos lleva a comer de manera automática mientras estamos frente al computador, sin tener conciencia de qué estamos comiendo y en qué cantidad.

7. Deja de tomar bebidas gaseosas, aunque sean light

Sí, tal cual. El hecho de que las gaseosas con azúcar engorden es algo lógico que no necesita mayor explicación pero, aunque no lo creas, hay estudios que asocian el consumo de bebidas de dieta con aumento de peso, diabetes tipo 2, dolor de cabeza, daños en tus dientes y en tus huesos y hasta depresión.

8. Come despacio

Lo que te decía tu madre cuando niño era cierto, “¡Come más despacio!”. Los expertos recomiendan masticar cada bocado de 10 a 20 veces y poner los cubiertos en el plato entre cada uno. ¿Por qué? Sucede que tu estómago tarda 20 minutos en darse cuenta que está lleno, por lo que si comes demasiado rápido tragarás todo antes de que esto suceda.

9. No comas más que un puño de carne

Existen muchos fanáticos carnívoros que no perdonan su parrilla semanal pero, deténganse, que comer tanta carne tiene sus consecuencias. Las carnes rojas tienen un alto contenido de calorías y grasas que acabarán acumulándose en el rollito que ya cultivas (y que pretendemos eliminar con estos consejos).

10. Come antes de ir al supermercado

Hay quienes tienen el pésimo hábito de ir con hambre a hacer la compra semanal. Además de picotear cuanta promoción les ofrecen en los pasillos, se tientan con los productos que contienen más azúcares y grasas, poniendo sobre el carro cosas que son absolutamente innecesarias. Aségurate entonces de no tener hambre la próxima vez que vayas de compras.

11. No bebas sin conciencia de que el alcohol engorda

Sales del trabajo el jueves y vas por la cerveza con tus amigos, luego el sábado bebes vino a la hora de almuerzo y, en la noche, sus infaltables piscolas, ¿has sumado cuántas calorías consumes en el ítem alcohol? Sé consciente de esto y bebe con moderación, que muchos cultivan su rollito a punta de tragos.

12. Si la golosina está fuera de tu vista, estará fuera de tu boca

Es muy simple, si no lo veo, no lo como. Entonces simplemente mantente lejos de ese tipo de alimentos, no los guardes en tu cajón del escritorio, no los metas a tu refrigerador, no los tengas acumulados en tu velador ni en tu despensa. Si no los ves, los extrañarás muchos menos y tu deseo de azúcar se irá apaciguando.

13. No te saltes el desayuno

Este dato me pareció asombroso: las personas que desayunan son un 91% más propensas a perder peso que aquellos que se lo saltan. Si tienes prisa desayuna en el trabajo, pero no se te ocurra quitarle importancia a esta comida o creer que si no te alimentas en la mañana tendrás más probabilidades de perder peso, ¡es todo lo contrario!

14. ¡¡Bebe agua!!

Puede que estés siguiendo una dieta saludable o haciendo mucho ejercicio, pero tu metabolismo sigue siendo lento. ¿La solución? Bebe mucha más agua de lo que estás acostumbrado, si el alimento que consumiste no se hidrata en tu estómago, se descompone mucho más lento, lo que te abulta y te hace sentir mal. Si bebes mucha agua, te sentirás mucho mejor y te ayudará muchísimo a bajar de peso.

15. Aprende a escuchar a tu cuerpo

No es un consejo zen, simplemente te ayudará a tener una vida sana. Cuando te sientas satisfecho, deja el cuchillo y el tenedor en el plato y basta de comida. La golosina después de almuerzo no es siempre necesaria, sobre todo si ya sientes que tu estómago está lleno.

Así que ya lo sabes, no es necesario que sufras tanto y que lleves a cabo restrictivas dietas para adelgazar, evita estos malos hábitos y luego cuéntame cómo te va.

¿Te parece muy complicado llevar un estilo de vida saludable?

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente