Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña
Arroz integral

Por qué preferir el arroz integral sobre el arroz blanco

A todos nos gusta el arroz; lo hemos comido toda la vida y como sea que lo usemos es un plato que no falla. Arroz con pollo, con carne, frío con palta o choclo, arroz con huevo, arroz a la valenciana, sushi y hasta arroz con leche, las combinaciones son muchas y por lo menos a mí, me gustan todas.

Las diferencias entre el arroz blanco y el arroz integral no son pocas, ya que que el primero fue sometido a un proceso de refinado donde se le eliminó la cáscara y el salvado, mientras que al segundo no. Las consecuencias de eso es que al hacerlo, el arroz no sólo queda más blanco sino que también pierde fibra, proteínas, calcio, magnesio y el potasio que tenía originalmente, haciéndolo un producto más fácil de cocinar, pero menos nutritivo.

Cambios de hábito y nuevos alimentos

En estos tiempos en que la alimentación saludable se está volviendo un hábito para muchas personas, vale la pena preguntarse si en realidad el arroz integral es mejor que el arroz blanco. Y aparentemente sí lo es: un estudio de Harvard demostró que el consumo periódico de arroz blanco puede aumentar el riesgo de tener diabetes, mientras que el arroz integral hace lo contrario; disminuye las probabilidades porque ayuda a mantener los niveles de azúcar en la sangre.

Las diferencias nutricionales entre uno y el otro son bastante evidentes. El hecho de que el arroz integral mantenga su grano entero hace que tenga más fibra, que la guarda en su capa externa. Esto ayuda a nuestro organismo, entre otras cosas, a regular el funcionamiento intestinal, reducir el colesterol en la sangre y entregarnos más vitaminas y minerales.

En la cocina

Uno suele asociar los alimentos integrales a las dietas, y en este caso, eso tiene que ver no con que este arroz no engorde, sino que aumenta la sensación de saciedad y eso nos permite disminuir el hambre y también la ansiedad.

Para cocinarlo, se recomienda dejarlo remojando un rato y luego lavarlo, antes de llevarlo a la olla. Toma mucho más tiempo que el arroz blanco y necesita de más agua, pero después de todo lo que aprendimos con este artículo, vale la pena.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente