Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña
Comida orgánica

¿Por qué lo orgánico es mejor?

Lo orgánico ya no está de moda; lo orgánico llegó para quedarse. Lo que hace años empezó con dietas raras y peligrosas, fue cambiando hacia una alimentación saludable e inteligente. Esta tendencia se fue acompañando por la mayor información a la que hemos podido acceder: hoy sabemos lo malo que es el azúcar, el harina y los alimentos procesados, entre otras muchas cosas que hace unos años nos metíamos a la boca sin pensarlo.

Hay estudios científicos y casos clínicos que avalan que no da lo mismo lo que comemos, es más, según lo que comamos podemos envenenar nuestro cuerpo o mantenerlo sano. Algunos piensan que –incluso– nuestra alimentación puede mejorar a las personas de ciertas enfermedades.

Por dónde partimos

La primera buena decisión que podemos tomar es tener una alimentación más saludable: frutas, verduras, granos enteros, grasas buenas. Un paso más adelante; ir hacia una alimentación nutritiva, sostenible, que no sea modificada genéticamente, sin químicos, antibióticos, preservantes, hormonas o pesticidas.

Un estudio reciente de la Universidad de Newcastle muestra que la carne y la leche orgánicos son más saludables que aquellos que no lo son. ¿Cómo es la vida de estos animales? Son alimentados sin hormonas ni antibióticos, pastan durante cierta cantidad de horas en vez de estar encerrados; en fin, son animales que no son maltratados.

Lo que plantea este estudio en concreto, entre otras cosas, es que estos alimentos cuentan con un 50% más de ácidos grasos Omega 3, a su vez que la leche mayor cantidad de hierro y vitamina E, entre otros nutrientes.

hortaliza orgánica

Y luego está la agricultura orgánica: al no crecer con preservantes, pesticidas y fertilizantes, las frutas y verduras son más frescas, más saludables y más ricas. El medio ambiente también recibe sus beneficios: este tipo de cosecha conserva el agua, reduce la erosión del suelo aumentando su fertilidad, además de usar menos energía. Y si consideramos a las personas y animales que viven cerca de un campo donde se producen estos alimentos, están menos expuestos a químicos.

¿Quién dice la verdad?

Como en todas las discusiones científicas, hay opiniones encontradas respecto a si los alimentos orgánicos son o no mejores que aquellos que no lo son. Yo prefiero pensar que una fruta genéticamente modificada que crece con pesticidas, no es lo mismo que una que no; o que una gallina que no sale de su corral y la alimentan de antibióticos y hormonas, no vive igual a una que picotea y corre libremente. Sólo imaginemos cómo viviríamos nosotros si nos encerraran y nos alimentaran de químicos ¿seríamos iguales?

Granja orgánica

Ahora ojo porque es un tema nuevo y falta fiscalización, entonces hay personas que sin producir alimentos orgánicos los empaquetan como si lo fueran. Una forma de saber si lo es, es ver la distancia entre el lugar donde se cosechó y el lugar donde lo están vendiendo; al no tener preservantes es necesario que sea producido cerca de donde se venden. ¿Les ha pasado que una lechuga les dura tres semanas desde que la compraron? A mí sí, y digámoslo, nada en su estado natural dura tres semanas.

Una decisión personal

Faltan estudios que sigan avalando que comer orgánico es más saludable, pero de todas formas existen algunos que hablan de las consecuencias negativas de no hacerlo. En el caso de los pesticidas, podrían aumentar el riesgo de sufrir ciertos tipos de cáncer como leucemia, tumores cerebrales, a las mamas y a la próstata. Al ser más altas en grasas también aumentarían el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Es verdad que la comida orgánica es más cara que la que no lo es, pero soy una convencida que lo comemos incide en nuestra salud a largo plazo; ¿cómo podría no importar lo que le metemos a nuestro organismo durante años de años? Desde esa convicción es que comparto siempre ese pensamiento (que no es mío): “el que no tiene tiempo para cuidar su salud, algún día tendrá que tener tiempo, dinero y paciencia para cuidar su enfermedad”.

Si quieres conocer cómo funciona una granja orgánica, te dejamos este video donde se muestra una en Ecuador:

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente