Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña
Receta Garbanzos

Los garbanzos con longaniza

Ahora que se viene el frío (anunciándolo en la mañana sin pudor) llegan también las preparaciones con legumbres. Y aquí hacemos todos los honores a esos platos de chicos, de campo, de olla grande. Y los garbanzos con chorizo o longaniza la llevan.

He de aclarar que pasé la mitad de mi vida sin comerlos, porque a mi mamá no le gustan. Con mi hermana los veíamos en casa de amigos y en el colegio de básica para hacer ábacos de cajitas de fósforos con garbanzos y aprender a sumar. Enfermas de loser, a falta de garbanzos en la casa a nosotras nos mandaban porotos para esas tareas, hasta que nos alzamos y armamos revolución.

Gracias a las gestiones de negociación de nuestra abuela, un día por fin los garbanzos se remojaron en la cocina, y fueron un apasionado amor de Otoño (obviamente duran más que los de verano) que hasta el día de hoy se mantiene intacto.

Receta

Sofrito hasta el cansancio, zapallo camote que se deshace solo en la olla y pónganle color. Y con esto último me refiero también al ají de color, en la base de la preparación y porqué no, disuelto en un poco de manteca o aceite para regar por encima al plato servido. ¡Cosa más rica!

La longaniza en mi casa paterna se deja colgando para que se seque un poco, así se concentran los sabores, y cuando se olvida por más tiempo, ayuda al muerto de hambre que corta un pedazo seco con la mano y se arma un picoteo a mordiscos con una marraqueta también robada de la cocina.

Digo esto porque esta misma longaniza a medio secar, metida adentro de la olla de garbanzos se va a rehidratar y lanzar su jugo, entonces vamos a agradecer el haber esperado un par de semanas. O puede ser más goloso aún, sumándole trocitos de tocino y/o cubitos de costillar ahumado.

Y si lo prefieren por separado, pongan en una sartén una cebolla en juliana y lancen chorizos encima, que suelten todo y se mezclen. Coronen el plato con toda esta maravilla. Luego, descorchen un tinto que le haga los honores a estos garbanzos, y ríndanse ante tamaña explosión de placer. Celebremos lo rico, lo calórico, lo hecho con amor; todo lo que nos une en el delirante empeño que es preparar platos con historia, al menos la de una.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente