Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña
fritos

Los fritos, aroma y variedad para todos

Una de las mayores muestras de reciclaje de conchitos que quedaron de una comida anterior o bien cuando al bolsillo familiar se le aparece marzo y su rebote de abril, y no hay billetera que aguante ante tanta editorial con precios impúdicos para textos escolares. La primera – y típica medida- escuchada por estas fechas desde siempre: “- ¡En esta casa la vamos a cortar con comer carne todos los días!” y entonces obligados a hacer memoria  sobre recetas más baratas que nos ayuden a estirar el presupuesto hasta el próximo pago.

Rescatamos entonces nuestros queridos fritos de lo que venga -porque pucha que son ricos,- y en un dos por tres tenemos una comida abundante que nos deja con ganas de más y de preguntarnos el porqué no los hacemos con más frecuencia. De porotos verdes para agarrar el montoncito y pasarlo por el batido, aceite bien caliente y escucharlos sonar mientras los espera un plato con toalla absorbente que les saque el exceso de grasa. O bien de atún o jurel, tan recordados y que con unas gotas de limón y un arroz bien mojado y recién hecho nos van hacer recordar a los almuerzos que teníamos cuando estábamos en el colegio.

Confieso de que por el puro olor la coliflor siempre fue odiada por esta servidora. No había caso, todo quedaba pasado y yo de pura paranoia (aunque prefiero pensar que es un poder sobrenatural) sentía el aroma casi desde una cuadra antes de llegar a la casa. Todo eso hasta que los probé en fritos y me volví fanática. Echenle un corcho a la olla o Glade a la cocina, porque la receta bien los vale. Nos fuimos entonces con la receta.

Ingredientes

  • 1 coliflor
  • 1 poco de cilantro
  • 1 taza chica de harina
  • 4 huevos
  • aceite de maravilla para freír
  • sal
  • pimienta
  • Y el aliño extra que le dicte la imaginación: orégano, ají de color, etc.

¡Ricos fritos de coliflor!

fritos2

Primero echamos a cocer la coliflor en agua hirviendo con sal. Para que tarde menos, la desmenuzamos y listo. Una vez cocida al dente y estilada (no deberían ser más de 4 o 5 minutos), preparamos el batido con los huevos, harina, cilantro, pimienta y sal y pasamos nuestra coliflor por él.  En una olla con aceite abundante y bien caliente los echamos a freír hasta que estén dorados, sacamos y servimos con el mejor arroz o puré casero de nuestra vida. Voilá.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente