Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña

Los consejos que debes tener en cuenta a la hora de preparar tu pavo navideño

Estamos a días de la Navidad y todos sabemos que esta celebración perdería mucho significado si no tenemos a toda la familia reunida  amistosamente en torno a una mesa llena de delicateses, donde en la mayoría de los casos, un jugoso y bronceado pavo suele ser el protagonista.

Si estás planeando cocinar tú a ésta preciada ave, debo advertirte que debes tener un poco de paciencia y tiempo, si no es tu caso te recomiendo que optes cocinar algo más fácil como pescado, pollo o carne. Pero si tu problema es que no tienes la receta que tu abuela heredó de su bis abuela, no te preocupes porque yo te voy a ayudar a crear una nueva receta familiar que harán que tus sucesores no te olviden.

Lo primero que debes considerar a la hora de preparar un pavo, es tener muy claro el tamaño de tu refrigerador y horno. No querrás encariñarte con un pavo de 20 kilos y después darte cuenta que no cabe en ninguno de los dos. También es preferible que lo compres descongelado, de lo contrario tendrás que esperar por lo menos de dos días para que se descongele dentro del refrigerador.

Para que quede jugoso déjalo remojando en una solución de agua  con sal de mar de una noche a otra.

Crea un aliño con los ingredientes que más te gustan

Mezcla sal, pimienta, mantequilla derretida, caldo con algún cítrico (puede ser jugo de piña, de limón, naranja o lo que sea de tu preferencia) esto ayudará a que tu pavo quede aún más blando.

También añade un poco de vino blanco, cerveza, cidra o algún licor o destilado que sea de tu gusto, y las hierbas que estimes convenientes (ajo picado, tomillo, orégano, romero, perejil, cilantro etc.).  

Ahora viene la parte divertida, con una jeringa inyecta al pavo con 1/3 de ésta solución en  diferentes puntos y luego empápalo con el resto de esta mezcla. Es importante que separes cuidadosamente la piel y lo aliñes por debajo de ésta dándole un pequeño masaje.

Puedes rellenar la cavidad con manzana rallada, cebolla, zanahoria o lo que tu imaginación te diga; después de esto déjalo reposar dentro del refrigerador durante 8 horas más.

¿Cómo hornearlo?

Sácalo del refrigerador una hora antes de cocinarlo y precalienta el horno a 200 C°.  Cocínalo a ésta temperatura durante 20 minutos así el pavo se sellará y todos los jugos quedarán en su interior.

Luego cúbrelo con papel aluminio y cocínalo a 170°C, rociándolo con su propio jugo cada cierto rato. Algunos dicen que por cada kilo de pavo se debe cocinar durante 30 minutos, pero lo mejor para saber si ésta listo es hacerle una incisión en el muslo  con un cuchillo y ver que el líquido de cocción salga de color claro, si sale rosado quiere decir que a tu amigo todavía le falta estar más tiempo en el horno.

Cuando lo saques del horno, espera 10 minutos para que los jugos del pavo se asienten bien. No te olvides de reservar el líquido de cocción para que lo sirvas con éste.

Para que quede con un acabado dorado y crujiente te diré un secreto. Antes de meterlo al horno esparce un poco de maicena sobre la piel del pavo, esto hará que luzca realmente espléndido.  

Siguiendo estos simples consejos es imposible que tus comensales no solo hagan un brindis por ti, ¡porque tu pavo quedará realmente sensacional! Prepárate para la próxima Navidad, probablemente serás tú la persona encargada de cocinar el pavo…

¡Cuéntanos cómo te queda!

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente