Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña

Las ventajas y desventajas de la dieta crudivegana

Tal como lo dice su nombre: crudo y vegano. Los seguidores de esta dieta se nutren de alimentos de la naturaleza y sin cocinar. Suena limitado pero la variedad no es poca, lo que pasa es que cambiar costumbres cuesta mucho. Algunos de los alimentos que comen los crudiveganos son los frutos secos, semillas, brotes, legumbres, cereales, algas y por supuesto, frutas y verduras.

Alimentos que necesiten cocinarse, como las papas o el arroz, no entran en esta categoría aunque vengan de la naturaleza. Los alimentos deshidratados también están dentro de lo permitido por un crudivegano. Para aliñar; al limón, el aceite de oliva y la sal se le pueden agregar todas las hierbas y especias necesarias para ser creativos y lograr platos ricos.

En la vereda del frente, lo que no está permitido es todo lo que tenga origen animal (carne, huevos, leche, quesos, etc.), alimentos procesados, refinados como el azúcar, el harina y la sal, y cualquiera que esté cocinado por sobre los 42°.

Los pros

Algunos de los beneficios que promueve esta dieta son su alta ingesta de fibra, vitaminas y minerales, su aporte de antioxidantes, polifenoles, diuréticos y anticancerígenos, además de ser baja en calorías. Esto si mantenemos las grasas, aunque sean buenas, a raya.

Para potenciar los beneficios y multiplicar el contenido de nutrientes de estos alimentos vivos, semillas, frutos secos, cereales y legumbres son remojadas para que germinen antes de ser consumidos.

Comer crudo defiende la idea de mantener al máximo el aporte nutricional de lo que comemos, además de ayudar a desintoxicarnos de las sustancias que se producen al  cocinar. Esto se explica porque para los crudiveganos cocinar a altas temperaturas elimina los nutrientes de los alimentos y quiebra la estructura molecular.

Según un estudio de la Asociación Española de Dietistas Nutricionistas, cocinar frutas y verduras puede afectar su valor nutricional, pero dependiendo de cómo lo hagamos –tiempo y temperatura– puede afectar positiva o negativamente. Algunos nutrientes son inestables cuando se calientan y su concentración disminuye exponencialmente mientras más tiempo estén al calor, como las vitaminas C, B1, B6 y el ácido fólico, que pueden llegar a ser totalmente destruidas durante la cocción.

De acuerdo a los datos, los métodos rápidos con altas temperaturas y tiempos cortos, como microondas, fritura, salteado, horneado y en los que no se sumerge al alimento en agua, producen menos pérdidas de nutrientes que los métodos de mayor duración, como hacerlo a temperaturas moderadas y en los que no se aprovecha el agua de la cocción.

Los contras

La dieta crudivegana puede acentuar problemas digestivos de personas que ya los sufren, y como toda dieta, es importante observar cómo va reaccionando nuestro cuerpo y así decidir si es la alimentación que nos conviene, aunque para otras personas resulte beneficiosa.

Antes de practicarla es importante hacerse un chequeo médico para determinar los niveles de nutrientes como la vitamina B12 y el hierro, claves en este tipo dietas y en otras como la vegetariana, por lo bajos que son. De todas formas, siempre se pueden tomar suplementos para aumentar sus niveles.

La cantidad de calorías necesarias seguirá siendo la misma sin importar la dieta: un promedio de 2.000 para las mujeres y 2.500 para los hombres. Hay que saber equilibrar los tipos de alimentos que consumimos para no morirnos de hambre o no desnutrirnos, pero también para no abusar de las grasas que están en los frutos secos, palta, aceite de coco de oliva o cualquier otro, etc. Lo mismo con el consumo de proteínas: es importante consumirla en hojas verdes, algas y semillas. El equilibrio es lo más importante de cualquier dieta.

Me he convertido en defensora de alimentarse lo más natural que se pueda, pero sin caer en extremos. Estamos acostumbrados a comer cosas cocinadas, por lo tanto nuestro organismo puede tener problemas con las bacterias y microoganismos, por lo que, aunque nuestro cuerpo se acostumbre, siempre hay que lavar muy bien lo que comemos.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente