Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña

Las ostras

El verano llegó y sólo queremos cosas frescas al terminar una jornada laboral. ¿Qué mejor que regalonearse con unas ricas ostras? Ya lo dice la canción de Paralamas, “una ostra chilena, un beso en París…”  Díganme si no es romanticismo puro para uno de los mariscos más nobles de nuestro mar.

Somos unos afortunados por tener un océano donde corre la fría Corriente Humboldt, la cual provoca que los sabores se concentren en las fantásticas ostras.

Si van de compras, van a notar que hay 2 tipos distintos y bien reconocibles uno de otro. Por un lado se encuentran las ostras japonesas, más grandes, más carnosas y más dulces. Si las prefieren está bien, pero yo me quedo con nuestra –sí, nuestra porque es endémica de Chiloé-, ostra de borde negro. Es claramente más pequeña y sabrosa pues tiene una mayor concentración de yodo. Literalmente es comerse un trocito del Océano Pacífico al primer bocado.

¿Cómo comer ostras?

  • Que se las den abiertas. Para qué sufrir, recuerden el dicho “más cerrado que una ostra”
  • Sírvanlas sobre hielo frappé acompañadas de rodajas de limón y tostadas, así se mantienen frescas.
  • O pueden aderezarlas con jugo de limón, salsa de tabasco, sal en escamas y ½ tacita de vinagre de jerez, más una pizca de azúcar y chalotas picadas.
  • Si es un trago, una ostra fresca en el fondo de un Bloody Mary (Vodka + jugo tomates + rama apio) queda de maravillas.
  • En New Orleans, EEUU, las comen fritas (apanadas en harina de maíz y leche) y untadas con salsa tártara.
  • O bien a la francesa: Gratinadas al horno. Aquí se hace una mezcla de mantequilla y perejil que se pone en las ostras ya abiertas y se les agrega queso gruyere y migas de pan rallado. Voilá.

¿Dónde comerlas?

Si tienen la suerte de andar por el Sur de Chile o vivir en la región, camino a Ancud pueden visitar Ostras Caulín, en unas zona llamada La Pincoya.  www.ostrascaulin.cl  Aquí les van a servir ostras frescas y también sus preparaciones: en crema, fritas o bien solamente acompañadas de vino blanco. Como dijo el gran profeta: UN MANJARSHHH.

Por otro lado, en el Archipiélago Calbuco, don Herminio Soto es uno de los últimos recolectores artesanales de ostras, y tiene fama internacional. Pregunten por él, que es bien conocido en el lugar.

Y si de Santiago se trata, acá van algunos datos de las favoritas:

– Bahía Pilolcura (Antonio Bellet, al lado mercado Providencia). Vienen de un banco natural, ojo con ellas.

– Ostras Bilbao: Mientras te preparan tu pedido, te abren algunas para probar, no olviden dejar propina por la amabilidad. Bilbao esquina Amapolas, detrás botillería.

– Ostras Calbuco: Bilbao esquina Infante. Bilbao 950. Tienen para llevar, y un pequeño restaurante al lado.

– Ostras Azócar: General Bulnes 37, metro república

– Ostras Squella: Ricardo Cumming 94, Santiago Centro

Y recuerden lo más importante: Donde sea que las consuman recuerden que las ostras son nuestras, por lo tanto hay que cuidarlas. Respetemos las vedas, y así las tendremos con nosotros por siempre.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente