Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña

Las manzanas asadas

Son el postre favorito de mi madre. El sólo hecho de pensar en él, hace que me vea en su comedor, cocina y en todas las edades recordables. Las encuentro tan deliciosas que las veo como un número ganador para cuando no se tiene tiempo y se quiere algo que casi se haga solito, pero que haga parecer que una pasó horas en la cocina para regalonear a sus comensales.

En mi casa el tiempo de este postre es siempre el mismo: después de recibir invitados y por ende, una comilona más que te deja con cargo de conciencia. “No como más”, “el lunes empiezo” y “algo livianito” aparecen en gloria y majestad, y con ello las maravillosas manzanas.

El vino que sobró de la noche anterior se guarda y se lleva a la cocina. En una bandeja de horno, ponga unas 6 manzanas verdes sin pelar a las que les haya sacado el corazón. En el hoyito que queda, con confianza aplique azúcar, miel, canela en polvo y el vino. Si se rebalsa no importa, mientras quede dentro de la fuente, será más juguito para usted. A horno medio por unos 25 minutos, durante los cuales usted va abriendo y bañando con este almíbar que se va formando. Mire qué rico y fácil.

manzanas-asadas

¿Y por qué manzana verde dirá usted? Porque son menos harinosas, más jugosas y ácidas. Le recomiendo las Granny Smith, regordetas y con cáscara más delgada. ¿Y porqué canela en polvo y no en palito? Porque así le echo más y reparto el sabor en todos lados. Del vino, les cuento que me resulta súper rico con tinto pero sobretodo con rosé. Se lo dejo a su gusto y criterio.
Y si usted es como mi hermana, autora de la frase “La fruta sola NO es postre” entonces le digo que puede chanchear de lo lindo decorando todo con crema, o metiéndole además almendras y pasas y una bola de helado de vainilla al lado.

No es el postre más lindo que puedan ver, pero sí uno de los más ricos y más fáciles de hacer. Así que si es de los que cree que la cocina los va a morder, bien puede atreverse con estas manzanas asadas para lucirse y perderle el miedo. Ya pues, anímese.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente