Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña

La vaina, el trago típico que no debemos perder

Me acuerdo de épocas cumpleañeras cuando era -o me creía- demasiado grande para la fiesta con gorritos o demasiado chica para mandarme a cambiar sola a la playa con amigos. A la típica celebración-completada-bailable con éxitos de Debbie Gibson, colonia Lolita, diarios de vida, ring ring raja y pinta china en los pasajes se sumaba unas de las pocas salidas a comer del año: el festejo con la familia.

¿Dónde quieres ir? Preguntaban mis papás, y como el bolsillo y las ofertas gastronómicas ochenteras eran bastante menos que ahora, la respuesta siempre terminaba parecida: restaurante chino o parrilladas.

Ya en la mesa el garzón ofrecía los aperitivos y aparecía ella en gloria y majestad: la vaina. Dulce, con espuma y harta canela que parecía postre, obligada a pedirle al adulto buena onda de turno que me diera a probar: deliciosa. “Esta gente está al revés” pensaba yo, que al ver que tomaban de entradita algo con huevo que quitaba el hambre, se iban a perder la parrillada que yo ya estaba atacando.

El tiempo lamentablemente fue dando la razón, y ya la vaina no se ve en las cartas con la frecuencia de antes. Restaurantes amables se ofrecen a prepararla si uno las pide, mal que mal está en el inventario de coctelería nacional que todos llevamos dentro. Pero se extraña verlas ahí: de cabeza de serie en el listado del boliche. Unas con Vermouth, otras con vino tinto, oporto, malicia de coñac o licor de cacao, las combinaciones dan para harto y dependerán de la maña del creador o la receta de la casa.

Si no la quieren de aperitivo, guárdenla de bajativo, pero no sean mensos y prepárenla o pídanla, que si seguimos así, nuestra querida vaina al Tricentenario no llega. Ojalá me equivoque.

Vaina Chilena

Ingredientes:
• 2 Medidas de Vino Tinto
• 1 Medida de Vermouth Blanco
• 1 Medida de Canela en Polvo
• 1 Yema de Huevo

Preparación:
Poner en la coctelera todos los ingredientes. Batir unos minutos. Servir en vasos espolvoreando con canela molida encima. ¡Sencillísimo!

Fotografía: En mi cocina hoy

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente