Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña
leche-nevada-VivirSmart2

La leche Nevada

Todo sobre: Hecho en Casa

Me encanta el olor de la leche dulce calentándose en una olla en la cocina. Son de esas cosas que te recuerdan la casa de infancia cada vez que los sientes y que nos transportan de inmediato a las preparaciones de abuela; las mismas que además se vuelven inmensamente escasas cuando una recién se independiza y tu cocina los primeros meses se convierte en un apostolado de tallarines con salsa y pan con mortadela fina. Y sería la oferta gastronómica.

Obligada a ir de visita los fines de semana donde tus padres y dejarse regalonear con comida casera que pocas veces una se da el tiempo de preparar. Por suerte eso cambia con los años, y nuestro carro de supermercado y despensa de a poquito empiezan una escalada social. Entendemos que las fuentes que nos regalaban eran para hornear y no sólo para dar vuelta la bolsa de papas fritas cuando iban las visitas, y recuperamos las ganas de que nuestra casa huela como vimos en nuestras familias.

La leche nevada es una de estas maravillas. Delicias que cuesta encontrar en cartas de boliches de comida chilena que van dejando paso a helados y otros “en almíbar”. Pucha si no cuesta nada, no sean malos.

Divertimento Chileno es un lugar que entendió estas demandas y ofrece leche nevada regularmente en su carta, y harto rica que está. Pero si ustedes se quieren dar una panzada como las de antaño, comparto la receta y verán lo fácil que es. Vamos entonces.

Ingredientes:

leche nevada 2

1 lt. de leche entera
1 taza de azúcar
2 huevos
1cda. de maicena
Canela en ramas
Canela en polvo

Preparación:

Calentamos la leche junto a la canela en rama y la taza de azúcar. Paralelamente, batimos a nieve las claras de huevo endulzándola a gusto y cuando estén muy firmes, sacamos cucharadas y las ponemos en la leche hirviendo.

Una vez cocidas, las retiramos y colocamos en una fuente. Cuando hayamos terminado de cocer todos los copos de nieve, espesamos la leche agregando la cucharada de maicena previamente disuelta en un poquito de agua fría y las yemas de huevo batidas, revolviendo muy rápida y constantemente para que no se formen grumos.

Cocinamos un par de minutos hasta que haya espesado un poco. Vertemos el liquido sobre la fuente con los copos, dejamos enfriar y al servir espolvoreamos con canela…¡Que lo disfruten!

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente