Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña

Helado: Gracias Totales

Bendito helado que alegras la vida de todos y de todas las edades. Compañero fiel de los operados de las amígdalas, que con el sólo hecho que te tendrán por montones acceden a meterse a pabellón. Recompensa de niños mañosos que odian la acelga, pero se la tragan porque saben que con dejar limpio el plato tendrán su recompensa.

¡ChirimoyaPiñaDobleMoraCremaMustangCreminooooo! Nos grita el heladero y al primer vistazo de la caja de plumavit una micro entera y sudorosa se alegra y empieza a levantar la mano para llamarlo. O un buen barquillo con sabores inimaginables en nuestra infancia, pero que ahora nos deleitan con arroz con leche, harina tostada, borgoña y más.

Un amor de verano

Amamos los helados y pareciera que ellos nos aman a nosotros, porque basta pasar un día de calor por cualquier sitio que los venda y sentimos que nos llaman. “De palito” con sus eternos Vale Otro que nos causaban la mayor de las felicidades en la playa mientras hacíamos castillos de arena, o en el paseo de curso cuando nos llevaban a conocer la fábrica y esperábamos ansiosos el día para hartarnos con nuestros favoritos.

Helados de máquina de vainilla, chocolate o mixtos, que por pocos pesos obteníamos y éramos absolutamente felices; misma felicidad que sentíamos al escuchar las campanillas del triciclo con el señor de chaqueta celeste y blanco acercándose mientras media plaza de niños corríamos tras él. O bien los sundae, una versión más cremosa con salsa de chocolate, frutilla o manjar traída directamente por las cadenas de comida rápida. Por eso siempre te daremos las gracias querido helado, porque estás presente en nuestros recuerdos infantiles e historia presente para distintos sabores y formatos: de agua y de leche, con barquillo, palito o vasito, cubierto con crema y chocolate o bien en fantásticos potes de un litro para compartir con los amigos, quedar como rey con el postre que llevamos a la cena o bien encerrarse a ver televisión sólo con mi sabor favorito y una cuchara grande.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente