Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña
receta vino navegado

Receta vino navegado

El número puesto en las peñas folclóricas de los ’80. Poncho artesanal, guitarra de palo y comensales felices con el navegado. O bien en las vacaciones, acampando y estirando la noche frente a una fogata que afirmaba endeblemente una olla ya negra con este maravilloso vino caliente y aromático.

¿Y qué pasó en el intertanto? ¿se acabaron las ganas de tomar? No lo creo, entonces para qué ser testigos de cómo se pide cada vez menos, total basta ponerse las pilas un poco y prepararlo.

Los destilados bajan su precio y se vuelven cada vez más famosos los “postres con hielo”. ¿Adónde la vieron que en pleno invierno es más rica la criogenia interna que abrigarse por dentro con algo calientito?

A pesar del engañador sol y como todavía tenemos frío, patria y Chile de verdad –no el “Txile de la txupalla”- la gloriosa Casa de la Cueca en sus ya clásicos almuerzos domingueros cambia el sour de aperitivo por un rico navegado que es lo que se lleva esta temporada. Gente sabia, con tradiciones arraigadas y olor a música y campo traído hasta la ciudad, un verdadero ejemplo a seguir. Si ellos lo hacen en pleno Avenida Matta, ¿por qué nosotros no?

No sea lesos y anímense, miren que el vino navegado es uno solo y somos hartos los sedientos. Con harto clavo de olor, canela, naranja y azúcar se les va a llenar la panza y el corazón, y capaz que hasta se pongan cantores. Va entonces la receta.

Receta Vino navegado:

Ingredientes:

  • 2 lts. de vino tinto chileno (El Cartoné está absolutamente permitido)
  • Azúcar a gusto
  • Ocho a diez clavos de olor
  • 2 naranjas
  • Canela en palitos.

Instrucciones:

En una olla de fondo grueso ponemos el vino, los clavos de olor, naranja, canela y azúcar. Para que no se pierdan y sea fácil retirarlos, recomiendo pinchar los clavos en una naranja con los extremos cortados, así también impregna el vino con ésta. Se lleva a hervor y ¡ojo! a fuego suave.

Apenas hierva se le pone la otra naranja cortada en rebanadas delgadas, con cáscara, pero sin pepas. Se deja que hierva nuevamente, siempre a fuego lento y estamos. Si se desea, se le agrega un poquito de pisco o aguardiente para darle mayor malicia. Ojalá tengan vasos de greda para servirlo, o unos de vidrio que soporten el calor también valen.

PD1: No lo hagan hervir mucho rato después de ponerle la naranja, porque entonces perderá absolutamente todo el alcohol y se puede poner amargo.

PD 2: El azúcar es literalmente al ojo, ídem para el clavo de olor, porque entre más le ponga quedará más aromático y medio picantito.

¡Salud mi alma!

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente