Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña
colemono2-VivirSmart (1)

El Colemono casero: un trago presidencial

Todo sobre: ColemonoHecho en Casa

Así todo junto lo ponemos, porque ya está tan incorporado al vocabulario que para qué molestarse en separar sílabas. Sin embargo creo que nos hemos puesto flojos. Pocazo se prepara en casas y confiamos en las marcas embotelladas -unas mejores que otras- que tratan de devolvernos el sabor a casa y fiestas de fin de año, y pucha que a veces que quedan al debe.

Cuenta la historia que el nombre es gracias al ex presidente de Chile Pedro Montt, conocido como “el mono” entre los cabros de su cuadra. El caso es que en una fiesta en casa de doña Filomena Cortés, el caballero en cuestión habría olvidado el arma que siempre llevaba consigo, una Colt. El mambo se puso bueno y cuando se acabó el vino, los emparafinados invitados habrían mezclado aguardiente con azúcar, más una taza de café con leche que encontraron, resultó y se popularizó. De “Colt de Montt” a “Cola de mono” pasó un tiempo, varios hachazos, otras tiras de aspirinas y más de algún bajón de papas fritas, pero acá estamos con nuestro Colemono.

colemono-VivirSmart2 (1)

Recuerdo mis desayunos veraniegos con pan de pascua y colemono “más suavecito”, íconos y primeros anunciadores de que el verano estaba en cuerpo presente y me quedaban cerros de vacaciones por delante. La mañana fresca sentada en la mesa del comedor, el olor a pino natural puesto en un macetero con piedras para darnos un arbolito de Navidad con motas de nieve hechas de algodón. Villancicos cantados por niños en los canales nacionales, un patio eterno, palanganas con agua, manguera corriendo y viejitos pascueros de cono de confort.

Ya por Octubre las botellas de Cinzano, Manquehuito, o lo que estuviese de moda por esos años, empezaban a guardarse para después poder echar el colemono en ellas. Heladito, siempre guardado en la puerta del refrigerador quedaba dispuesto para esperar a la vecina amable que nos visitaba por las tardes y así ponerse al día en los tiempos en que el celular era impensado y el teléfono fijo un lujo y un acontecimiento que notificaba a un barrio completo.

Vamos entonces a prepararlo, tomamos nota para después tomar Colemono.

 Ingredientes

· 1/2 lt leche entera
· 1 palo de canela
· 4 clavos de olor
· 1 cucharadita de extracto de vainilla
· 2 yemas de huevo
· Un poco de nuez moscada rallada
· 3 cucharaditas de café en polvo
· 1 taza de aguardiente (los grados los elige usted)

 

Preparación

Calentamos la leche y cuando esté hirviendo incorporamos la canela, vainilla, clavos de olor, nuez moscada y por supuesto el azúcar a gusto, dejando así la leche bien aromatizada y a fuego lento por unos 5 minutos.

Retiramos del fuego, esperamos a que se enfríe un poco y agregamos entonces las 2 yemas de huevo previamente batidas. (OJO: la leche no debe estar tan caliente porque o si no las yemas se cortarán y quedará la escoba).

Batimos todo muy bien, pasamos por un colador fino e incorporamos el café previamente disuelto en aguardiente. Batimos nuevamente por 10 minutos a potencia máxima hasta que se enfríe por completo, entonces agregamos el resto del aguardiente. Embotellamos, enfriamos y listo.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente